imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

  • Aarón Irízar López
  • Población en México: oportunidades y retos

La población mexicana ha registrado durante las últimas décadas un importante cambio en su estructura, lo cual conlleva a nuevas necesidades y desafíos en materia económica, educativa, laboral, salud y de relaciones familiares, principalmente.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), actualmente, la población total del país asciende a 121.8 millones de habitantes, manteniendo una tasa de crecimiento promedio anual de 1.4 por ciento.

Cabe destacar que de la población total, casi 14 millones corresponden a la población mayor de 60 años, es decir, más del 10 por ciento del total.

En efecto, el proceso de envejecimiento se hizo evidente a partir de la última década del siglo pasado, mostrando una tendencia cada vez más notoria.

Hoy, poco más de la mitad de los habitantes tienen la suficiente edad para trabajar, son mayores de edad y todavía no cumplen los 60 años de edad. Ello, representa un capital de gran relevancia para el crecimiento económico nacional.

Sin embargo, de acuerdo con estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas, constituye una oportunidad que podría agotarse en los próximos 15 años. La edad mediana en México es de 27 años, pese a ello, el llamado bono demográfico decrecerá y las personas económicamente dependientes por vejez aumentará, con las implicaciones económicas y sociales que ello significa.

De la población total, poco más de la mitad (53 por ciento) se encuentra en edad de trabajar, situación que contrasta con la prevaleciente en 1970, año en el que existían 51 millones de personas y el 37 por ciento contaba con una edad para laborar.

De acuerdo con especialistas, México ha perdido oportunidades invaluables para aprovechar el momento en el que la mayoría de los mexicanos pueden trabajar; no obstante, antes de que el bono demográfico descienda, el país todavía puede preparar a este bloque para el envejecimiento.

Se prevé que para 2030, la población mayor a los 60 años alcance los 20 millones. Ante ello, es importante considerar, como advierte el Consejo Nacional de Población (Conapo), que las grandes áreas que requieren políticas y programas con respecto a la dependencia en la vejez, son: 1) atender la salud, 2) garantizar la seguridad económica, 3) apoyar el ámbito familiar, y 4) establecer nuevas relaciones sociales. No son áreas aisladas sino con gran interrelación y que requieren de una visión integral.

En esta perspectiva, es indispensable que las políticas públicas demográficas, sociales y económicas que se lleven a cabo, tomen en cuenta el contexto del país, particularmente por su gran heterogeneidad social y económica y cultural. Además de la información para el conjunto nacional, es indispensable atender los diferentes grupos de edad, regiones, localidades, así como las diferencias existentes entre los ámbitos rural y urbano.

Resulta indispensable que nuestro país aproveche el bono demográfico, a través del fortalecimiento de las políticas públicas por parte del Estado mexicano que contribuyan a aumentar y mejorar las oportunidades en materia de educación, empleo y seguridad social, entre otras.

Las estrategias impulsadas por el Gobierno de la República apuntan en esta dirección.
*Senador de la República por el Estado de Sinaloa

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez