imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

  • Aarón Irizar López
  • Un panorama del campo mexicano

 

El campo en nuestro país ha registrado profundas transformaciones durante las últimas décadas, influido de manera directa por las tendencias del mercado mundial. Se trata de un sector estratégico, el cual históricamente ha jugado un rol trascendental como proveedor de alimentos, generador de empleos y divisas, así como sustento de miles de familias en todo el territorio nacional.

Actualmente, las actividades agropecuarias ocupan a poco más de 6.4 millones de personas, cifra que representa 13 por ciento del total nacional. Al cierre de 2015, el valor de la producción agrícola ascendió a 444 mil 138 millones de pesos; el de producción ganadera fue de 382 mil 462 millones de pesos, mientras que las ventas de productos agroalimentarios rebasaron los 26 mil 600 millones de dólares.

La importante dinámica observada por el campo ha permitido que México ocupe el lugar número 12, entre 194 naciones, como productor de alimentos en el ámbito global.

Basta mencionar que durante el segundo trimestre del presente año, el sector primario registró un incremento de 4.3 por ciento, con respecto al mismo lapso de 2015, mostrando una tendencia al alza de seis trimestres consecutivos.

Gracias a ello, el crecimiento del PIB en actividades agrícolas, ganaderas y pesqueras fue dos veces superior al observado por el PIB nacional, el cual ascendió a 1.4 por ciento a tasa anual, reflejando un mayor dinamismo también respecto a los demás sectores. Hoy, su aporte al PIB total del país es de 8.2 por ciento.

Tan solo en el primer cuatrimestre de 2016, las exportaciones agroalimentarias alcanzaron un monto de 10 mil 176 millones de dólares, cifra que representa un crecimiento de 6.1 por ciento a tasa anual. México exporta cada hora productos agroalimentarios con un valor de 3.5 millones de dólares, lo que significa ingresos por 84 millones de dólares al día, superior en 15 por ciento al promedio registrado el año pasado.

Un dato adicional que refleja el comportamiento positivo del campo es que durante el periodo enero-abril de 2016, el superávit de la balanza comercial agroalimentaria aumentó en 75.5 por ciento con relación al mismo lapso de 2015, lo que se tradujo en un saldo positivo en mil 924 millones de dólares. Se trata del mayor superávit registrado para un periodo similar en 24 años.

Hoy, México ocupa el primer lugar a nivel mundial en exportaciones de tequila, cerveza, aguacate, pepino, mango y guayaba, y el segundo en ventas de jitomate.

Con todo, debemos reconocer que persisten retos y asignaturas pendientes muy importantes, por lo que resulta indispensable continuar promoviendo políticas públicas en materia de equipamiento e infraestructura, financiamiento, innovación y desarrollo tecnológico, con una visión de productividad, rentabilidad, competitividad y sustentabilidad, pero también acciones que incluyan a los pequeños productores, a fin de que nuestro país continúe posicionándose en los primeros sitios a nivel global y el campo sea una actividad que contribuya a mejorar el bienestar sistemático de la población.
*Senador de la República

por el Estado de Sinaloa.
Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez