imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

Por una conciencia más ambientalista

El problema de la contaminación ambiental en las zonas metropolitanas del país, no sólo de la Ciudad de México, obedece a cuestiones multifactoriales.

La falta de planeación urbana en las ciudades, la insuficiencia y deficiencia del trasporte público, la deforestación, el crecimiento demográfico, la alta concentración de los centros de trabajo, los actos de corrupción, el incremento del parque vehicular, entre otros, son algunos de los principales factores que favorecen los altos índices de contaminación.

No obstante, debemos admitir que gran parte del problema es también de carácter sociocultural. Si bien el automóvil es un medio de transporte necesario en la ciudad, es posible prescindir de su uso al menos algunos días de la semana y para ciertas actividades. De igual manera, la corrupción en los centros de verificación es un acto bidireccional que podría evitarse si los ciudadanos se responsabilizan con el mantenimiento de su vehículo.

Basta mencionar que, ante las restricciones para el uso del automóvil particular, muchas personas han optado por comprar un nuevo vehículo o bien se incurre en actos de corrupción, con el propósito de circular toda la semana y evadir el programa Hoy No Circula.

Un problema de fondo, también es la falta de conciencia sobre los daños que puede causar la contaminación en la salud, así como la desinformación que existe entre los habitantes en momentos de contingencia ambiental.

Medidas como la aplicación del programa Hoy No Circula son difíciles de aceptar; sin embargo, es urgente y necesario implementar este tipo de políticas y fortalecer las estrategias y la coordinación intergubernamental, con el propósito de generar la infraestructura y las acciones necesarias para evitar que la contaminación continúe dañando al medio ambiente, pero, sobre todo, nuestra salud.

En este tenor, y en paralelo a la legislación federal sobre medio ambiente ya existente, las políticas públicas implementadas por los diferentes órdenes de gobierno deben enfocarse en el desarrollo de la movilidad urbana, con el propósito de generar ciudades sustentables, competitivas, incluyentes y ecológicas.

Otras medidas como un mayor control vehicular en las principales arterias viales durante las “horas pico”, la implementación de diferentes horarios laborales de entrada y salida, así como nuevos mecanismos de verificación, deben ser consideradas en el análisis para incorporar nuevas acciones que permitan un mejor manejo ambiental de las zonas urbanas.

Es apremiante generar mayor unidad como nación para combatir este tipo de fenómenos que nos afectan a todos. Para ello, la toma de conciencia y un mayor interés de nuestra sociedad en temas de contaminación ambiental son fundamentales. Sin lugar a dudas, éste constituye un asunto que debe incorporarse como parte de las políticas públicas dirigidas a combatir el cambio climático.

Para que la población pueda llegar a comprender que todos compartimos un mismo y único planeta y que es deber de todos cuidarlo, tenemos primero que entender que cada individuo puede generar cambios importantes si comenzamos por nosotros mismos.

Senador de la República por el Estado de Sinaloa

Twitter: @AaronIrizar

https://facebook.com/aaron.irizarlopez