imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

  • Aarón Irízar López
  • Construyamos una cultura del reciclaje

 

Uno de los principales problemas de la sociedad mundial, particularmente de las grandes ciudades y áreas conurbadas, es la basura que se genera diariamente. Cientos de toneladas de residuos de alimentos, vidrio, papel, cartón, aluminio, PET, plástico, entre otros más, son desechados todos los días por los hogares y  establecimientos comerciales  y empresas.

De acuerdo con el informe del Banco Mundial “What a Waste: A Global Review of Solid Waste Management” (“Qué desperdicio: Una revisión mundial del manejo de la basura sólida”), la producción global de residuos aumentará de los 3.5 millones de toneladas diarias en 2010 a 6 millones en 2025, casi el doble. Actualmente, el promedio per cápita diario de generación de residuos es de 1.2 kilogramos. Las cifras son congruentes si se considera que, de acuerdo con la ONU, para el año 2030 casi el 60 por ciento de la población mundial vivirá en las ciudades.

De acuerdo con el informe, los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), son los que más producen basura en el planeta, con el 44 por ciento del total. De estos países, los que más reciclan son Alemania, Corea del Sur y Eslovenia. México se encuentra en el lugar 31 de un total de 34, con apenas el 5 por ciento del reciclaje de sus desperdicios.

En México, más de 100 mil toneladas de basura se generan diariamente, lo que significa que al año producimos más de 36 millones, un grave problema para el servicio de recolección de residuos y, evidentemente, para el medio ambiente.

Tan solo la basura recolectada en las playas mexicanas en 2015, equivale a 2 mil 900 contenedores de tráiler, sin embargo, la cantidad de residuos que ya se encuentran en el mar puede ser mayor.

La contaminación en las playas a nivel mundial ha dado lugar a uno de los mayores problemas medioambientales en el mundo, el llamado “vórtice de plástico”, que ha generado una isla de plástico ubicada entre Estados Unidos y Hawái con un extensión de casi 700 kilómetros cuadrados, superior al tamaño de España y Francia.

De acuerdo con la Secretaría de Medio ambiente y Recursos Naturales, si recuperamos todos los residuos orgánicos o con valor de reciclaje, cerca del 80 por ciento de los residuos que generamos se dejarían de llevar a los rellenos sanitarios, ahorrando espacio, beneficiando al medio ambiente y coadyuvando en la construcción de comunidades más sustentables.

Cuando aumentamos nuestros desechos y dejamos de reciclar no solo afectamos a nuestras ciudades y comunidades, sino también a otros ecosistemas. Bosques, playas, la fauna y flora silvestres se ven amenazados por los desechos generados por la actividad humana.

Residuos sólidos como bolsas, envases y plásticos son con frecuencia consumidos por aves, peces y otros animales que son confundidos con comida, ocasionándoles muchas veces la muerte o provocando graves daños a su organismo.

Es necesario que construyamos entre todos los mexicanos una cultura del reciclaje y del manejo de residuos sólidos. Para ello, no basta con maximizar la reutilización y el reciclaje de residuos, debemos también ser responsables con la separación de basura y la modificación de nuestros patrones de consumo.

Seamos más conscientes con nuestros recursos, consumamos de forma inteligente, cuidemos el medio ambiente y construyamos ciudades y comunidades sustentables para garantizar un mejor futuro a nuestros hijos.

(*) Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez