imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

  • Aarón Irízar López
  • El impulso al sector de la vivienda en México

El acceso a la vivienda es uno de los más importantes retos a nivel mundial y para el Estado mexicano en materia social, urbanística y de movilidad. De acuerdo con la ONU, actualmente la mitad de la humanidad, unos tres mil 500 millones de personas viven en las ciudades y 828 millones habitan en barrios marginales, además unos 100 millones en el mundo no tienen hogar.

El objetivo 11.1 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible establece que para ese año debe asegurarse el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles, así como la mejora de los barrios marginales.

En México, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), alrededor de 36 millones de mexicanos no tienen acceso a una vivienda propia y digna, mientras que 10 millones de viviendas se encuentran en situación de rezago.

Por esta razón, se han desarrollado diversas políticas públicas para el financiamiento, producción y estímulo de la vivienda en beneficio de la población más necesitada.

El programa de apoyo a la vivienda del Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo) otorga subsidios a las personas de bajos recursos para que puedan construir, ampliar o mejorar sus viviendas. La colaboración entre los diferentes niveles de gobierno con organizaciones y fundaciones civiles ha sido fundamental para su buen funcionamiento.

De acuerdo con Fonhapo, desde los primeros años de la actual administración se ha atendido a más de un millón de mexicanos en situación de pobreza patrimonial absoluta y relativa, con lo que se logró reducir en uno por ciento el indicador de pobreza en este rubro.

En 2015, el Gobierno federal destinó cerca de 12 mil millones de pesos para el programa de Esquemas de Financiamiento y Subsidio Federal para la Vivienda, operado por la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), estos fondos se destinaron principalmente para financiar la adquisición de viviendas nuevas, beneficiando a más de 160 mil 300 familias en ese año.

A través del programa Vivienda para Prosperar, de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), se ha logrado extender el acceso a vivienda para jóvenes, madres solteras y personas con discapacidad, disminuyendo la pobreza patrimonial, la discriminación y el hacinamiento.

Por su parte, el Instituto Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), ya ha informado que elevará el monto del crédito para los trabajadores de 921 mil 472 pesos a un millón 552 mil pesos, lo cual permitirá a los trabajadores elegir viviendas con características que correspondan más a sus intereses, aumentando su nivel de vida.

El sector de la vivienda constituye un motor fundamental para la economía nacional, representa más de seis por ciento del PIB, con un crecimiento registrado de 20 por ciento desde 2012 según el reporte anual “Estado Actual de Vivienda en México: datos y retos” del Centro de Información y Documentación (Cidoc). La demanda de viviendas tiende a crecer en los próximos años, no sólo potencia la economía sino que también genera miles de trabajos cada año, por esta razón el financiamiento al sector es fundamental para que continúe con su crecimiento.
Senador de la República por el Estado de Sinaloa

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez