imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

Defender el interés nacional, tarea compartida

El próximo 20 de enero se llevará a cabo la ceremonia de juramento del cuadragésimo quinto Presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, la cual tendrá lugar en el lado oeste de la Casa Blanca; un día antes, el jueves 19 asistirá junto con el Vicepresidente electo, Mike Pence, al Cementerio Nacional de Arlington, con el fin de rendir honores a los veteranos de guerra y, posteriormente, asistirán a un concierto en el Lincoln Memorial.

Este ritual nos dice mucho de la importancia para los estadunidenses de sus orígenes, de los valores y de los anhelos de los padres fundadores de la nación más poderosa del mundo, quienes pensaban que la libertad es una virtud que solo merecen disfrutar aquellos que luchan por ella todos los días. Sin embargo, sabemos que pronto tomará las riendas de Estados Unidos un Presidente que potencialmente tiene una concepción muy distinta de la libertad, que la reconoce o no a partir de las diferencias multiculturales en un país -históricamente- de inmigrantes.

Tengo confianza en que, justamente, en los momentos de complejidad, la creatividad es nuestra mejor aliada en aras de construir un acuerdo entre iguales y en el que todos ganen. Es más que evidente la relación tan estrecha que tenemos como socios comerciales, recordemos que actualmente México es el primer destino de las exportaciones de California, Arizona y Texas y, por cierto, casi seis millones de empleos en aquella nación, dependen del comercio con nosotros.

Esta profunda relación bilateral trasciende las fronteras de lo comercial; los vínculos de amistad, culturales y académicos tienen múltiples expresiones, una de ellas es el programa “Proyecta 100 mil”, que en promedio anualmente facilita a 16 mil alumnos y docentes viajar a los Estados Unidos para estudiar; por otra parte, la American Chamber of Mexico ha sido una gran promotora del análisis de objetivos comunes en materias tan importantes como la propiedad intelectual, competitividad y el futuro de Tratado de Libre Comercio de América del Norte en el escenario político actual.

Los senadores, en uso de nuestras facultades constitucionales, contribuiremos -mediante el diálogo republicano- a enriquecer las relaciones diplomáticas en beneficio del interés nacional, como nos corresponde a todos los mexicanos -porque nadie está exento de sumar esfuerzos- en una época nueva de la relación bilateral.

Sin duda, la agenda de objetivos comunes es más amplia que un muro -recordemos que el comercio por minuto rebasa el millón de dólares- por lo que debemos centrarnos en “el cómo sí avanzar” que nos llevará, sin duda, a mejores acuerdos.

Así como hace un año, se reunieron la Asociación Nacional de Gobernadores de Estados Unidos, la Conferencia Nacional de Gobernadores de México y el Consejo de la Federación de Canadá, promoveremos que los lazos diplomáticos legislativos contribuyan a los acuerdos en intereses comunes por una vecindad armónica y estratégica. En este sentido, será muy deseable que la 52ª Reunión Interparlamentaria México-EU se distinga por su proactividad y eficacia para el bien de nuestros
pueblos.
*Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez