imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

  • Aarón Irízar López
  • Economía mexicana ante el Brexit

El pasado 23 de junio, mediante un proceso democrático, el Reino Unido tomó una decisión histórica: separarse de la Unión Europea. Dicha medida ha despertado las más diversas reacciones de los principales círculos políticos, analistas económicos y financieros, sobre su impacto a nivel global.

Al conocerse la noticia, los mercados financieros han respondido con una marcada volatilidad, ya que se han registrado caídas en diversas bolsas europeas y depreciaciones de las principales monedas en el mundo como el yen japonés y, por supuesto, de la libra esterlina y del euro, incluyendo el peso mexicano.

Ello es explicable ya que se trata de un hecho eminentemente político con repercusiones económicas de gran magnitud no sólo en el Reino Unido y Europa sino en todo el planeta, incluyendo a nuestro país.

Para enfrentar las vicisitudes de la coyuntura internacional de esta década, México ha venido implementando una política económica responsable para atenuar los impactos de posibles crisis económicas.

En el ámbito interno, la economía mexicana cuenta con fortalezas para enfrentar la actual coyuntura económica mundial, derivadas de la ejecución eficaz de instrumentos fiscales, monetarios y cambiarios, principalmente.

En el externo, cabe apuntar que la relación económica de México con el Reino Unido no es muy significativa. Nuestro comercio con aquel país significa sólo el 0.7 por ciento del que realiza México con el mundo. Por otra parte, la Inversión extranjera Directa que llega del Reino Unido a nuestro país es del 2 por ciento.

Por tanto, no es previsible, al menos por estos rubros, que la medida tomada por el Reino Unido, tenga un efecto considerable sobre la cuenta corriente y la balanza comercial de nuestro país.

Sin embargo, no hay que perder de vista que el Reino Unido es una economía con un peso específico muy importante y cuenta con uno de los centros financieros más relevantes en el orbe.

En nuestro país, se bien se ha observado una caída de la Bolsa Mexicana de Valores y una depreciación de la moneda, ha sido más como resultado del contagio a través de los mercados financieros internacionales que del denominado Brexit.

En esta tesitura, la mejor manera de enfrentar la situación actual es a través del fortalecimiento de los pilares macroeconómicos que han contribuido a la estabilidad, al crecimiento, a la disminución de la inflación y la generación de empleos formales sin precedente. En el logro de estos buenos resultados, la política fiscal y monetaria responsables han sido la respuesta de la política económica para enfrentar los shocks externos.

En tal virtud, para continuar con el cumplimiento de las metas de déficit público, la SHCP anunció un segundo recorte al gasto público, exclusivamente en el Gobierno federal, por un monto de 31 mil 715 millones de pesos, de los cuales el 91.7 por ciento corresponde a gasto corriente. En general, se trata reducir los requerimientos financieros del sector público que se verán también beneficiados por haber recibido el remanente de operación del Banco de México.

Además, en materia de política cambiaria, México cuenta con niveles de reservas internacionales históricas, del orden de los 177 mil millones de dólares, que con la recientemente línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional, y la recuperación gradual del precio de petróleo, representan elementos adicionales de estabilidad.

Las medidas de política económica ejecutadas por México, aunadas a las reformas económicas aprobadas por el Congreso de la Unión, han coadyuvado a crear fortalezas con las que cuenta el país para enfrentar de manera aceptable al Brexit.
* Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez