imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

  • Aarón Irízar López
  • La Alianza del Pacífico: una integración con perspectiva ambientalista

Del 28 de junio al 1 de julio pasado, tuvo lugar la XI Cumbre de la Alianza del Pacífico 2016 en Puerto Varas, Chile, iniciativa de integración regional considerada como la más exitosa y atractiva en los últimos años y cuyo potencial apenas comienza a ser explotado. Creada en el año 2011, la Alianza se integra por México, Chile, Colombia y Perú, países que cuentan con una agenda de gran amplitud para la cooperación en temas de diversa índole.

A nivel regional, concentra una población de 215 millones de habitantes y representa el 40 por ciento del PIB y el 52 por ciento del comercio regional. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un crecimiento anual promedio de 4.1 por ciento para este grupo de países, tasa mayor que la de América Latina en su conjunto, de 3.1 por ciento.

Contrario a la aparente decadencia actual de otros mecanismos similares en el mundo, sus miembros aseguran estar teniendo un gran éxito en su proceso de integración, por lo que ha llamado la atención de otros países de la región y del orbe. Actualmente, cuenta con 49 Estados observadores, y la presencia de los presidentes de Argentina y Costa Rica en la Cumbre de este año fue un mensaje que posiciona a la Alianza como un mecanismo de integración de suma trascendencia.

La amplitud de temas que se trabajan lo convierte en un instrumento novedoso y de gran calado. El cuidado al medio ambiente y el combate al cambio climático, figuran como uno de los tópicos centrales en la cooperación y de gran interés para los Estados miembros.

Como países costeros y con una gran riqueza en biodiversidad, los integrantes de la Alianza son altamente vulnerables a las amenazas que entraña el cambio climático, como la frecuencia de las sequías, las inundaciones, tormentas y huracanes cada vez más agresivos, fuertes olas de calor, el deshielo de los glaciares y cambios bruscos de temperaturas. Por ello, se ha puesto especial interés en la cooperación en este ámbito en particular.

Entre los mecanismos de cooperación de la Alianza en materia ambiental, se encuentran el de Integración Regional para el Fomento de la Producción y Consumo Sustentables, que impulsa acciones como el ecoetiquetado y las compras públicas sustentables, bajo la premisa de que el mayor comprador suele ser el Gobierno.

Asimismo, de Investigación de Científicos de Cambio Climático, que trabaja el proyecto “Cooperación Científica en Materia de Cambio Climático en la Alianza del Pacífico: monitoreo de la biodiversidad de nueva generación para apoyar procesos de adaptación y mitigación al cambio climático”. Su idea es contribuir al desarrollo sostenible a través de actividades específicas en la materia.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), brinda apoyo a los miembros de la Alianza en diversas áreas. Durante el desarrollo de la Cumbre, el representante regional, Leo Heileman, aplaudió la Iniciativa para crear una Plataforma de Crecimiento Verde en colaboración con expertos británicos, la cual busca crear un puente de entendimiento entre los ministros del medio ambiente de los países integrantes y el sector privado, a efecto de impulsar el desarrollo de una agenda sostenible en cada país.

De acuerdo con Heileman, esta iniciativa podría convertirse en una herramienta de gran trascendencia para impulsar el desarrollo sostenible regional.

En el marco de la Cumbre también se planteó la creación de una bolsa común para la transacción de los bonos de carbono entre los países, con el objetivo de ayudar a que se cumplan con los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

La Alianza del Pacífico ha tenido un gran éxito como mecanismo de integración económica al haber eliminado el 92 por ciento de los aranceles entre los mercados de los países miembros, lo cual fue posible gracias a la importante concertación política que han tenido sus integrantes.

En vista de este buen escenario político y de entendimiento, la Alianza puede trascender el ámbito comercial y lograr la construcción de acuerdos en materia de medio ambiente y combate al cambio climático. Sin duda, un frente regional unido en esta materia podría significar una pieza fundamental para salvaguardar la biodiversidad y la riqueza natural de América Latina, una de las regiones del planeta más afectadas por el cambio climático.
*Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

Twitter: @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez