imagotipo

Consideraciones sobre el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) / Mundo Económico / Enrique Vera Estrada

  • Enrique Vera

México no ha sacado grandes ventajas de los tratados comerciales que ha firmado. Desde su incorporación al GATT, en 1986, la economía mexicana se ha abierto al mundo entero sin obtener grandes beneficios por ello. La idea de la apertura comercial es atraer mayores montos de inversión extranjera y promover las exportaciones no petroleras. Sin embargo, es un hecho claro que la promoción de las exportaciones solo ha beneficiado a un puñado de grandes empresas y no ha contribuido en forma significativa al crecimiento y a la generación de empleos. De la misma forma, es importante mencionar que las pequeñas y medianas empresas, en la mayoría de los casos, no han sido incluidas en los tratados comerciales.

Solo los gigantes corporativos, tal y como se mencionó, se han beneficiado de la apertura comercial. Y dicha apertura ha sido casusa de enormes desequilibrios externos. No hay que olvidar que la última gran devaluación, la de diciembre de 1994, que fue ocasionada por el TLCAN firmado con Estados Unidos y Canadá. En aquella ocasión, un peso sobrevaluado provocó que las importaciones crecieran enormemente en una proporción mucha mayor que las exportaciones, generando un déficit en cuenta corriente del orden del siete por ciento.

En esta ocasión, con el TPP quizás la historia sea diferente. No se tiene un tipo de cambio sobrevaluado como en los años noventa. Todo lo contrario; se tiene una moneda fuertemente depreciada por la fortaleza que ha adquirido el dólar estadunidense, a la vez que se practican políticas monetarias deflacionarias (por el objetivo de cumplir con la meta de estabilidad de precios) así como también políticas fiscales restrictivas (por la disminución de los ingresos del Gobierno debido a la caída de los precios del petróleo).

De esta forma, es claro que las importaciones no crecerán en forma anárquica como cuando se practicó el TLCAN, pues la depreciación del tipo de cambio, así como la disminución de la demanda agregada propiciada por esa restricción monetaria y fiscal hará que las compras al exterior sean menores y con ello las compras al exterior sean balanceadas, originando una balanza de pagos en equilibrio.

En el Acuerdo de Asociación Transpacífico participan 11 países, incluyendo México. Los empresarios del sector agropecuario están preocupados por la invasión de importaciones de productos agrícolas de los países extranjeros. Sin embargo, el sector más importante, que es el automotriz (que es el principal generador de divisas a nuestra economía a través de sus exportaciones), al parecer no se verá afectado por el TPP. Es un hecho que México está consolidado como una potencia en tal ramo y no se verá afectado por su participación en tal acuerdo.

Para México es importante considerar los siguientes puntos, una vez que ya se signó tal acuerdo. En primer lugar, la importancia del TPP radica en desconcentrar las exportaciones hacia el mercado de Estados Unidos. Con el TPP, en teoría, sería posible acceder a nuevos mercados. Sin embargo, pensamos que la vecindad geográfica con el mercado más grande del mundo es una ventaja competitiva extraordinaria que no hemos sabido aprovechar.

En segundo lugar, es importante ver las reglas de contenido nacional. Es importante que los 11 países que conforman la zona -incluyendo México– fabriquen sus manufacturas con componentes originarios de sus países. Con esto se evitaría que los países fueran utilizados como “trampolín” por empresas de países ajenos para poder acceder a los países del TPP, gozando de preferencia arancelaria.

En tercer lugar, es importante ver las prácticas cambiarias. Es importante que se evite la guerra de divisas entre los países del TPP. Se teme que Singapur y Vietnam recurran a devaluaciones de sus monedas para poder penetrar más fácilmente en el resto de los países. En este punto es importante mencionar que México tendrá una gran dificultad en cierto momento para exportar al resto de los países del acuerdo comercial, pues la mayoría de las monedas de los países emergentes han sido severamente castigadas por la apreciación del dólar.

En cuarto lugar, es importante mencionar que se deben ver las condiciones macroeconómicas internas de cada país. Para poder exportar barato, es necesario contar con una inflación baja, reducidas tasas de interés y mano de obra barata y competitiva.
enriquevera2004@yahoo.com.mx