imagotipo

Construir una China sana coadyuvará a la consecución del sueño chino

  • Qiu Xiaoqi | Embajador de China en México

  • Qiu Xiaoqui
  • Construir una China sana coadyuvará a la consecución del sueño chino

Hace pocos días, China divulgó oficialmente su plan “China Saludable 2030”, en el que plantea claramente las metas de establecer un sistema de asistencia médica básica con características chinas que cubrirá toda la población urbana y rural para el 2020, colocar al país entre los de alto ingreso en materia de principales indicadores sanitarios para el 2030 y hacer de China un país sano que estará a la altura de su estatus como una nación modernizada socialista para el 2050. La publicación de dicho plan simboliza que la construcción de una China sana se ha convertido en una estrategia nacional y que la salud ha sido una importante palabra clave para el futuro desarrollo nacional.

Construir una China sana pone en práctica la idea de colocar al ser humano en el centro de atención. El plan establece una serie de metas concretas, que incluye: para el 2030 la esperanza de vida media de la población china pasará de los 76 años en la actualidad a los 79; la tasa de mortalidad prematura por enfermedades crónicas graves disminuirá un 30 por ciento respecto al 2015; el nivel de alfabetización en salud subirá a 30 por ciento y la población que haga ejercicio con frecuencia ascenderá de los 360 millones de habitantes en 2014 a 530 millones. Estas metas han puesto plenamente de manifiesto el concepto de desarrollo de priorizar el bienestar humano por encima de todo. La salud del pueblo está convirtiéndose cada vez más en contenido relevante del sueño chino.

Construir una China sana hará prosperar la economía de la salud. El plan plantea la meta de crear una industria sanitaria con contenido rico y una estructura razonable. El vigoroso desarrollo de la economía de la salud ha mostrado la tendencia positiva de desarrollo de la economía china caracterizada por su transición y actualización continua y su evolución hacia la mejora sin perder la estabilidad en el contexto de la “nueva normalidad”. China realizará esfuerzos para implementar cinco ideas importantes sobre el desarrollo consistentes en la innovación, la coordinación, el respeto al medio ambiente, la apertura y el beneficio compartido, tomar el cuidado de la salud poblacional como puntos de partida y llegada del desarrollo socioeconómico, impulsar la reforma del lado de la oferta con base en las necesidades sanitarias, orientar y promover la formación de modalidades de consumo y producción y estilos de vida favorables para la salud, a fin de coadyuvar a la transición y actualización de las industrias, cultivar nuevos polos de crecimiento económico y forjar la nueva economía de la salud mientras salvaguarda y garantiza la salud del pueblo.

Construir una China sana evidencia la responsabilidad que asume el país como una gran potencia. La presentación del plan no solamente reviste una gran importancia para garantizar la salud poblacional y la consecución de una sociedad modestamente acomodada en todos los sentidos, sino que también constituye otro plan de acción relevante en un sector concreto después de que hace poco China publicara su plan nacional para la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el primero de su tipo a nivel mundial, lo que demuestra una vez más la responsabilidad de un gran país.

El 2016 es el primer año de la ejecución del décimo tercer Plan Quinquenal sobre el Desarrollo Económico y Social de China y del cumplimiento de la Agenda 2030. La construcción de una China sana no solo contribuirá en gran medida a la realización del sueño chino, sino que también ha abierto nuevos horizontes para el fomento de la cooperación de China con otras naciones en el área de desarrollo sostenible. China desea trabajar junto con diversos países, incluido México, para compartir con ellos sus iniciativas y experiencias propias, en aras de hacer nuevas contribuciones a un desarrollo sostenible mundial.