imagotipo

Contra el robo de celulares

  • Aarón Irizar López

Las nuevas tecnologías de la comunicación y el conocimiento se han convertido en una herramienta fundamental en nuestra vida diaria. Con la llegada de los smartphones y las tablets, podemos acceder rápidamente a información actual, realizar nuestros trabajos y tareas en casi cualquier lugar y estar en contacto con otras personas todo el tiempo.

La reducción del costo de los equipos y de los servicios de telefonía celular ha permitido que cada vez más personas en nuestro país tengan acceso a éstos. De acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México los usuarios de teléfono celular representan el 73.6% de la población de seis años o más y tres de cada cuatro usuarios cuentan con un smartphone.

Si bien esto representa un buen indicador respecto a la cobertura en telecomunicaciones y la transición de México hacia la sociedad del conocimiento, también ha sido causa del aumento de robo a transeúntes, con o sin violencia.

Aunque el precio de los celulares varía de acuerdo con sus especificaciones y marca, hay algunos que llegan a alcanzar precios superiores a los quince mil pesos o más, lo que los convierte en artículos altamente demandados en el mercado negro.

Tan solo en la Ciudad de México, de acuerdo con la Procuraduría General de Justicia de la entidad, el robo de celulares en el primer trimestre de 2017 se duplicó con respecto al mismo periodo del año pasado, al pasar de dos mil 887 a cinco mil 560 averiguaciones previas y carpetas de investigación, lo que representa un aumento del 92%.

Estas cifras indican que al día se roban al menos 34 celulares, sin embargo, se estima que la cifra podría ser mucho mayor, ya que no simpre se denuncia por el tiempo que implica los trámites.

De acuerdo con estudios de la Asociación Nacional de Telecomunicaciones, a diario se roban en todo el país más de mil 670 celulares, se estima que entre 2012 y marzo de 2016 alcanzó la cifra de un millón 705 mil.

En la Ciudad de México, el transporte colectivo es uno de los lugares preferidos por los asaltantes para robrar celulares. Según autoridades del Metro, de 2010 a 2016 se aprehendieron a 946 presuntos responsables de robo, siendo el teléfono móvil el artículo más robado.

El mercado negro de los celulares ha aumentado considerablemente ya que representa un negocio que, de acuerdo con estimaciones de la Inteligencia Policial de la Secretaría de Seguridad Pública, puede llegar a generar ganancias de hasta 500 mil pesos semanales.

Tan solo el pasado mes de julio, el gobierno de la Ciudad de México realizó un operativo conjunto en el que se decomisaron siete mil celulares robados en inmediaciones de la Avenida Eje Central.

El aumento de robos de celulares es alarmante y deben implementarse acciones urgentes para mitigarlos, por la seguridad e integridad de los mexicanos, ya que en muchas ocasiones los asaltantes utilizan la violencia.

Por estas razones, en el Senado de la República presenté una iniciativa para reformar la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión y el Código Penal Federal, a fin de que se impongan penas de seis meses a dos años de cárcel para quienes roben celulares o decodifiquen los móviles robados.

Es necesario que las autoridades garanticen a los ciudadanos que sus denuncias tendrán un rápido seguimiento y que quienes comentan dicho delito serán castigados.
*Senador de la República por Sinaloa.

@AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez