imagotipo

Contra la corrupción la solución somos todos / Libertad Bajo Palabra / Pedro de León Mojarro

  • Pedro de León Mojarro

“Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos”.

Confucio
Lamentablemente la corrupción será, esperemos que por poco tiempo un tema recurrente en nuestro país, y vuelve a posicionarse en la agenda pública a raíz del reciente foro realizado por diversas organizaciones e instituciones dedicadas a la investigación y la lucha por la transparencia y rendición de cuentas. Participaron entre otros el INAI, el CIDE y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Los datos son verdaderamente graves: la corrupción cuesta a nuestro país cinco por ciento del Producto Interno Bruto, equivalente a 7.7 veces el presupuesto de la Sedesol y 87 el de la UNAM; este fenómeno también afecta al 14 por ciento del ingreso en los hogares. En el ámbito empresarial, al 63 por ciento de los pocos emprendedores se les exige algún pago fuera de la norma, y éstos lo dan para acelerar el trámite de la apertura de su negocio, “tanto peca el que mata la vaca como el que le detiene la pata”.

Por eso es válido reconocer que si “La corrupción somos todos, la solución somos todos”, es urgente sumarnos a este esfuerzo para aumentar la inversión y la materialización de proyectos, en un contexto en donde las oportunidades de empleo para los jóvenes son casi nulas.

Según datos de María Amparo Casar del IMCO, a pesar de que el presupuesto para su combate ascendió, la corrupción en México se ha incrementado; nuestro país cayó del lugar 64 al 103 en el Índice de Transparencia Internacional.

Por fortuna las bases con el Sistema Nacional Anticorrupción recientemente aprobado, aunque muy lentas, están sentadas para avanzar en el mediano plazo en combatir este grave problema, que sin lugar a dudas tiene solución.

La situación exige acelerar la aprobación de las leyes secundarias para hacer efectivo el Sistema Anticorrupción:“es indispensable que sean normas con dientes, que fortalezcan los mecanismos de denuncia, investigación y garanticen el castigo de este tipo de conductas”, coincidieron los panelistas.

Pero, además de la tarea del Congreso en materia legislativa, corresponde a los poderes Ejecutivo y Judicial dotar de eficacia a las instancias encargadas de perseguir, investigar, procesar y castigar a los infractores.

Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, refirió que en el reporte más reciente del Latinobarómetro, México resulta ser el país de América Latina en que peor se valora la democracia, solo 19 por ciento de los mexicanos manifiesta algún grado de satisfacción con ella, además existe una correlación positiva entre este indicador y la percepción del avance en el combate a la corrupción.

Por eso no sobra insistir una vez más en la necesidad de formar un frente amplio en contra de la corrupción, en donde los sectores público, privado y social pasen del discurso a la acción, vigilemos al de al lado, pero también nos autoimpongamos mecanismos para promover la erradicación de este mal que ha erosionado gravemente la confianza y la credibilidad de la sociedad con el Gobierno.

Hagámoslo pensando en el campesino que arriesga lo que no tiene y trabaja durante todo el año para obtener una cosecha que le permita el sustento de su familia, hagámoslo también pensando en el taxista que trabaja toda la noche para llevar a su hogar 100 o 200 pesos, hagámoslo por los millones de padres y madres de familia desempleados que viven a salto de mata para llevar el pan a sus hijos.

“La evidencia nos demuestra que México sí puede cambiar con la versión más noble de la política. Una política donde el ciudadano no es ni testigo pasivo, ni votante sexenal, sino un factor detonador del cambio”, afirma Juan Pardinas director general del IMCO.

Y si usted, lectora, lector querido, no tienen inconveniente, muchas gracias por sus amables comentarios y aportaciones. Nos leemos el próximo jueves.
Facebook: Pedro de Leon Mojarro

twitter:@Pdeleonm

Sitio Web:www.pedrodeleon.mx

*Coordinador de delegaciones de la Sedesol