imagotipo

Coordinación, inteligencia y equipo, la clave contra la inseguridad | Jorge L. Galicia

  • Jorge Galicia

Hasta hace apenas unos días, los adversarios políticos de la administración del presidente Enrique Peña Nieto hacían comentarios y declaraciones que más allá de lo belicoso rayaban en lo absurdo, y de ahí se desprendían gran cantidad de mensajes en la redes sociales con el tema del “El Chapo” Guzmán, y cual rigurosos analistas abordaban el asunto como si fueran expertos en materia de seguridad.

Que lo dejaron ir, que su fuga había sido pactada, que lo dejaron salir para que no fuera extraditado, que si esto que si lo otro, muchas hipótesis con información llena de mentiras y con la única finalidad de desacreditar no solo al Gobierno de Peña Nieto sino también a las instituciones encargadas de la seguridad nacional y la procuración de justicia del país, ese era y ese fue el objetivo que, durante seis meses, promovieron las fuerzas oscuras de la política desde aquel aciago día de la fuga del conocido delincuente.

No fueron capaces de felicitar a nadie cuando por segunda ocasión en febrero de 2014 se capturó a Archivaldo Guzmán Loera, pero lanzaron una brutal ofensiva mediática cuando “El Chapo” se fugó a mediados del año pasado. Es el estilo de los que nunca están conformes con nada, los que hablan sin más evidencia que las ganas de denostar, los que por encima del interés nacional buscan confundir para sacar ventaja en el escenario político, los que acostumbran tirar la piedra y esconder la mano, los que nunca proponen pero le tiran destructivamente a todo lo que huela a institución, y hoy tampoco reconocen el exitoso operativo de las fuerzas armadas, y no lo hacen por la simple y sencilla razón de que a los resentidos hasta lo que no se comen les hace daño.

Están de mal humor y seguro ya diseñan la estrategia para tratar de opacar la estrategia de precisión en este operativo cien por ciento mexicano, el bien coordinado plan, la captura viva del personaje más buscado del país, eso es lo que les duele a los escépticos de siempre. Allá ellos y su mala cabeza, dijera un amigo.

Pero como afortunadamente vivimos en un país de libertades, en esta ocasión nos quedamos con las felicitaciones que desde diversos sectores de la población se hacen a los elementos de las secretarías de Marina, de la Defensa Nacional y de Gobernación; de la Policía Federal y de la Procuraduría General de la República, y nos adherimos a ellas porque sabemos que la tarea no fue fácil, que en otras ocasiones ya habían estado cerca y que en más de un operativo tuvieron bajas, pero aun así no desistieron en el cumplimiento de su deber.

Hoy el gabinete de seguridad del país nos presenta buenas noticias con la recaptura de “El Chapo”, lo que de alguna manera contribuye a abonar y restituir confianza y credibilidad hacia instituciones que con mucho esfuerzo se han construido en el país. Los felicitamos, sin que ello signifique echar las campanas al vuelo y el júbilo los distraiga de lo principal, no, pero creemos que este es un paso importante que llena de ánimo a los mexicanos para seguir impulsando acciones que nos den mayor seguridad, que siga el combate al narcotráfico, contra los secuestradores y contra todo tipo de delincuencia organizada. Eso es lo que queremos en la materia, que esta recaptura signifique eso, que sea el reinicio de muchos operativos exitosos contra la inseguridad. Ánimo, coordinación, inteligencia y equipo son la clave.

jorgelgalicia@yahoo.com.mx

/arm