imagotipo

Cop-21, haciendo frente a lo irreversible / Sutilezas / Yolanda de la Torre V

  • Yolanda de la Torre Valdés

En los días recientes mandatarios de todo el mundo, incluyendo al presidente de México, Enrique Peña Nieto, los líderes de la Unión Europea, el presidente de Rusia, Vladimir Putin y el de Estados Unidos, Barack Obama, se dieron cita en París, Francia, para llevar a cabo la reunión cumbre COP-21, con el objetivo de buscar instancias de avance contra el cambio climático que vive nuestro planeta.

Expertos señalan que para estas alturas, hablar de revertir el citado proceso, es ya algo imposible y que lo más que habrá de lograrse es retrasarlo o contenerlo, habiendo un punto en el que no todos quienes son doctos en la materia llegan a coincidir, esto es, si el cambio climático actual es uno más de cuantos ha vivido la Tierra desde que como tal existe o si es algo que se está dando por la emisión de contaminantes a la atmósfera que generamos los seres humanos.

La COP-21 busca dar continuidad al mal logrado Protocolo de Kyoto, con el que se buscó terminar con la emisión de “gases de efecto invernadero”, pero que no fue suscrito por Estados Unidos por ver ese país afectados sus intereses económicos.

Cabe señalar que hoy, aunque el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha mostrado abierto a implementar políticas públicas tendientes a frenar el cambio climático, el Congreso de su país, cuya mayoría se compone de ultraconservadores Republicanos, no solo se muestra contrario al mandatario, sino incluso cuestiona que el cambio climático en realidad exista.

Efectivamente, lo que se vive ahora puede ser un cambio climático más en la historia de la Tierra, aunque se ve claramente acelerado o impulsado por la actividad industrial, ganadera, automotriz y de otros perfiles que realiza la humanidad y que emite a la atmósfera gases de efecto invernadero.

Por ello es de primera importancia preguntarse para qué se lleva a cabo la conferencia COP-21, cuando ya la mayor parte de los Gobiernos del mundo se han comprometido de una forma u otra a recortar las actividades que liberan gases de efecto invernadero, como ocurre con la utilización de combustibles fósiles, como gasolinas, diesel y similares, algo que si bien contribuye, no representa la solución.

Actualmente es necesario conseguir que 195 naciones lleven a cabo acciones congruentes para frenar en alguna medida el cambio climático, algo en lo que se ha trabajado desde 1992, con la primera conferencia al respecto que se llevó a cabo en Brasil y para lo que se considera que el presente encuentro en París, Francia, viene siendo una suerte de última oportunidad.

Al respecto, hay algunos aspectos que es importante considerar, uno es que la temperatura global se ha incrementado en un grado centígrado desde 1850 y un incremento de dos grados centígrados es considerado el límite de un calentamiento global demasiado peligroso.

Por otra parte, los niveles de emisiones de CO2 desde tiempos de la Revolución Industrial se han incrementado en un 30 por ciento, mientras la capa de hielo en el océano Ártico ha retrocedido ya un 4 por ciento, todo ello mientras que 9 de los años más cálidos desde que se tiene registro se han dado desde el 2000.

Un punto final que es importante mencionar respecto a la COP-21, es que tras los atentados en París, estuvo muy próxima a cancelarse, pero tanto por la urgencia del tema, como por la importancia de dar respaldo global a la capital gala, ésta se llevó a cabo.
*Diputada Federal por Durango.

yolanda.delatorre@congreso.gob.mx