imagotipo

Corrupción en México

  • Daniel Ávila Ruíz

El índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional, presentó en 2016 el puntaje más bajo que ha tenido México desde 2012. Nuestro país obtuvo 30 puntos en percepción de corrupción en el sector público. Comparte el lugar 123 con Azerbaiyán, Honduras, Laos, Moldavia, Paraguay y Sierra Leona. Todos estos países tienen 30 puntos en una escala en la que 100 significa nula corrupción y 0 es alta corrupción.

En el continente americano, México solo supera a Guatemala, Nicaragua, Haití y Venezuela en este ranking. Siendo de los países del continente americano los peor evaluados.

En ese tenor, las tres entidades federativas con más casos de corrupción por cada 100 mil habitantes son Morelos (20 mil 092); Sinaloa (18 mil 144) y Chihuahua (17 mil 621). Las tres con menor tasa de corrupción son Zacatecas (seis mil 810); Veracruz (seis mil 952) y Nayarit (siete mil 084).

Al respecto, el documento: “La corrupción en México” publicado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República proporciona los siguientes resultados de encuestas acerca de la percepción ciudadana sobre corrupción en México:

La corrupción ocupa el sexto lugar de los 10 problemas más importantes del país de acuerdo con la propia ciudadanía. Se destaca que entre las instituciones más corruptas se encuentran el gobierno y los partidos políticos. Afortunadamente, los mexicanos consideran que la familia, la escuela y el Ejército, son las instituciones mejor calificadas para combatir la corrupción.

Tres de cada 10 mexicanos consultados afirmaron que en el último año fueron víctimas de un acto de corrupción, 43% que daría una mordida para que un servidor público agilice su trámite, 55% fueron víctimas de actos de corrupción por autoridadesde seguridad pública.

Además, la población percibe que la autoridad más corrupta en el campo de seguridad pública, procuración e impartición de justicia es la policía de tránsito (76.1%), seguido de la policía preventiva municipal (66.7%) y del Ministerio Público o procuradurías estatales (65.8%).

Con respecto a las políticas para inhibir la corrupción, 54% de los mexicanos entrevistados respondieron que el Sistema Nacional Anticorrupción combatirá poco o nada a quienes cometan actos de corrupción.

Por lo anterior, se debe trabajar seriamente el Sistema Nacional Anticorrupción, para que las instituciones públicas figuren como organizaciones confiables para la sociedad y capaces de sancionar efectivamente los actos de corrupción.

La corrupción nos afecta a todos y por eso la ciudadanía percibe con mucha decepción las conductas de los funcionarios públicos. También están enojados por los altos niveles de impunidad. Por eso, la sociedad duda de cualquier instancia gubernamental que intente combatir a la corrupción.

Desde el Senado es imperativo afirmar el compromiso de luchar contra la corrupción, creando estrategias y modelos innovadores de superación de este grave problema.

*Senador por Yucatán.