imagotipo

Crecimiento Incluyente / Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Vigésimo aniversario de la OCDE en México

Dos años después de que ingresó México a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en 1974, la cual desde hace poco más de diez años se encuentra bajo la conducción de Ángel Gurría, se estableció el centro de dicho organismo para nuestro país y América Latina.

Durante los pasados veinte años de actividad, el Centro OCDE de México, uno de los cuatro que existen en todo el mundo, se ha dedicado a brindar apoyo y asesoría técnica a nuestro país para dar a conocer y apoyar el establecimiento de las mejores prácticas en materia de política pública para alcanzar una vida mejor, así como realizar estudios para aprovechar las oportunidades que brinda la globalización y para llevar a cabo las transformaciones económicas que permitan hacer frente a posibles choques externos.

La actividad del centro se ha extendido hacia el resto de los países latinoamericano, promoviendo que existan las condiciones para ingresar como miembros de la ODCE, como es el caso de Costa Rica y Colombia, los cuales se unirían a México y Chile.  Actualmente, cuenta con treinta y cuatro países que la integran, más cinco asociados clave, por su importancia en la economía mundial, que son China, Brasil, India, Sudáfrica e Indonesia

La propuesta actual para México y los países de la región consiste en una estrategia  para transitar hacia un desarrollo económico con cuatro enfoques: que sea un crecimiento incluyente, que sea sustentable, que sea innovador y que abone para una buena gobernanza.

La desigualdad que se ha generado en el mundo, cada vez más interconectado, a raíz de los grandes desequilibrios que ha enfrentado la economía mundial, representa un reto para dar acceso laboral a mas de setenta y cinco millones de jóvenes desempleados en todo el mundo, para cerrar la brecha de género laboral y para incluir a la creciente población migrante.

En México, la OCDE propone abatir la desigualdad a partir de una mejor educación que permita apoyar la innovación y mejorar la productividad, pero también resulta fundamental que exista una mayor vinculación de la instituciones de educación superior con el el sector gubernamental, para apoyar el diseño, ejecución y evaluación de la política públicas.

Al respecto, para conmemorar el vigésimo aniversario del Centro OCDE en México, la UNAM llevó a cabo el día de ayer el primero del ciclo de conferencias sobre los nuevos enfoques ante los desafíos del crecimiento, el cual estuvo dedicado a lograr el crecimiento incluyente.

La reunión se enfocó en analizar la forma en que las políticas públicas pueden promover un mejor funcionamiento del mercado laboral para que sea más incluyente y se pueda dar salida a la desigualdad y a la concentración del ingreso que no ha sido posible superarse con las políticas de corte social ,que solo llevan a cabo transferencias monetarias, sin incidir en generar oportunidades sostenidas de actividades con un ingreso digno.

Este tipo de eventos constituyen una muestra de cómo la máxima casa de estudios del país puede contribuir a encontrar nuevas formas para superar las carencias y obstáculos que enfrenta la economía del país. Sin embargo, faltaría encontrar un mecanismo más ágil para contribuir con propuestas de políticas públicas acordes a las situaciones poco convencionales que enfrenta la economía del país. El director de la Facultad de Economía de la UNAM, Eduardo Vega, participó en el panel final de la reunión dedicado a proponer la capacidad del personal académico de la institución para impulsar, con sus conocimientos,  la generación de políticas cuyo objetivo sea lograr una mayor inclusión y para evaluar sus resultados.
miggoib@unam.mx