imagotipo

Criticando: ¿tú lo haces? | Espiral de conductas | Norma L. de Payro

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

La crítica en manos de una persona resentida es el complice perfecto para destruir

el espiritu humano.(N. Luna)

De acuerdo a Kant Imnanuel, “criticar es una limitación de todo posible conocimiento especulativo de la razón, a los meros objetos de la experiencia”. Pero cuando la especulación crítica sale de los limites, hay una reducción de nuestro uso de la razón, el cual permite que nazca un vacio emocional que permite que la crítica se convierta en algo negativo. Expertos en conducta afirman que hacer una crítica tiene consecuencias positivas y negativas, nace de manera individual para convertirse en algo masivo. Tomando fuerza, modificando la conducta de manera reactiva. Cuando La actitud reactiva es negativa dentro de la vida diaria, demanda saciar una insatisfacción meramente individual que al final no tiene conocimiento de causa, ni bienestar social. Un ejemplo claro es el Gobierno de un país o una localidad, la persona o personas, logran ensimismarse en criticar a su Gobierno, y no se permiten ver alternativas adecuadas para encauzar una crítica hacia el bienestar. Otro ejemplo, es la crítica de manera positiva bajo un entorno de reglas a cumplir ofrece un bienestar común, como las competencias laborales, tienen críticas con la finalidad de alcanzar metas. Pero bajo un flujo de emociones lastimadas o frágiles, criticar se convierte en un guerra fría. Las personas de todas las edades generan pensamientos con diferentes finalidades, entre ellas, calificar lo que sucede con otras personas. La mente de cada ser humano tiene la capacidad en describir con millones de pensamientos, las condiciones que le gustan o no, con sus iguales dentro del entorno social. Esta millonada de pensamientos, influye en apreciar de manera impulsiva, con y sin reflexionar una realidad emocional, que va desde ser feliz, despertar resentimientos, hasta indicadores de envidia, avaricia, lujuria, pereza, orgullo, soberbia o ira. Por lo tanto, el proceso de criticar no es de justicia, ni de haber quien tiene la razón, sino de un absoluto personal que cuando se ejerce, se une a otros absolutos, los cuales navegan entre exigencias, obstáculos y contingencias que enfrentan las personas, donde criticar es parte del crecimiento humano. El proceso de criticar tiene su ciclo, se activa y muere cuantas veces sea necesario. Asimismo tiene su goce, pero si esté no se controla, entre más críticas negativas emanan, con el tiempo, se forma una resistencia, que puede gestar un verdugo, hasta reprimir actitudes de perdón y esperanza necesarias para la armonía humana. Especialistas sugieren auto controlar la crítica y cuidar que no dañe a terceros. Criticar puede quitarle la oportunidad de cambio y superación a la raza humana.

CUANDO LA especulación crítica sale de los limites, hay una reducción de nuestro uso de la razón.

CUANDO LA especulación crítica sale de los limites, hay una reducción de nuestro uso de la razón.

/arm