imagotipo

Crónica

  • Miguel Reyes Razo

México disfruta de excelente salud, aseguró Peña Nieto

Calidez. Calidad. Humanismo. Atención a los “signos vitales”. A los de un enfermo. A los de un intervenido quirúrgicamente. Con mayor atención al internado en Terapia Intensiva. Y cálido recibimiento al recién nacido. A la Nueva Vida. Compasión y cuidado para el que fallece. Así la función de cuidadores, acompañantes, vigilantes de niños recién nacidos y enfermos terminales.

“Híjole -exclamó ayer Juan Mejía. Llega el Presidente de México y el  Hospital “20 de Noviembre” no se detiene. Mire qué camillas tan modernas.

Y la de médicos. Y la de enfermeras. ¡Qué gentío!” “Es que la Vida y la Muerte no se dan reposo” -le replicaron al candoroso observador Juan Mejía-.

Desde los ventanales que dan a un patio-terraza-auditorio al aire libre, enfermos, cirujanos, enfermeros, anestesiólogos, ginecólogos, pediatras, urólogos, oncólogos, internistas, clínicos y administrativos observan llegada, comportamiento y dichos y gestos del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

¡Cómo felicita a hombres y mujeres que cuidan a convalecientes! A esos que administran la posología señalada: Tantas grageas, comprimidos, cápsulas, tabletas, obleas, cada tantas horas. Y el suero glucosado. Y la dieta. Y cuidar la presión arterial. Y el nivel de glucosa.

A ellos mira el presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Enrique Peña Nieto agradece. “Ya por dos veces ha estado en manos de excelentes médicos y enfermeras. Y qué hospital. Debo mucho. Y todos los mexicanos más. A ustedes. A los de este ISSSTE que es de todos los empleados federales. De ustedes. El que dirige el dueño de esta cancha. Pues ya veo que José Reyes Baeza Terrazas trajo porras y aplaudidores. Y del Sector Salud. En la inteligencia y guía del doctor José Narro Robles. Y Gabriel O’Shea. Y el líder del Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado. Aquí Joel Ayala Almeida. Y acá el dirigente del SNTE.

Y el presidente Enrique Peña Nieto diagnóstica. Toma el pulso, mide la tensión arterial, da cuenta del sístole y el diástole de México. Lo halla -así o asá- sano.

“Pues la Economía crece. Observen el consumo -invita-. Vean cómo crece la venta en tiendas bien registradas. Consideren cómo aumentó la venta de automóviles. Comprueben cuán baja es la inflación ¡Como nunca! Y convénzanse: “Casi dos millones de empleos. En la Historia de México ningún Gobierno federal había creado tantos en algo más de tres años de ejercicio. Mientras infinidad de naciones -en este continente y otros- se las ven “negras”, México crece. Pese a la baja de los precios del petróleo crudo, México crece al 2.9 por ciento.

Enfermeras sin capas dragonas. Sin las faldas y delantales blanquísimos, crujientes -de tan almidonados- y cofias bien alineadas se dan gusto en compañía del presidente Enrique Peña Nieto. Día en que se enciende la “Lámpara del Conocimiento”. “¿Es la de Aladino? -interrogan neutramente- “No hombre. Es la de Diógenes -le responden en Broma-. Buen humor. Día Internacional de la Enfermería.

“En nuestra Escuela Nacional de Enfermeras -promovida por un líder de este gremio, dice el senador Joel Almeida- se forman profesionales de la Salud. Personas altamente capacitadas. Por nuestra parte mantenemos -constantemente- la lucha por el mejoramiento económico y profesional y personal de los que somos FSTSE. Afirmaciones que Alfredo Villegas Arreola vigoriza, reafirma con recios movimientos afirmativos de cabeza.

José Reyes Baeza Terrazas -con gafas y corbata azul lisa sobre camisa blanca- da cuentas al presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“Avanzamos. Cumplimos sus instrucciones. Tenga la seguridad que en el 2018, usted entregará un ISSSTE modernizado. En lo material. En lo científico. Aquí se trabaja. Se ahorra. Se da trato humanitario. Se valora la vida. En todas sus fases. Se previene el mal. Se le combate. Se le ataja. Se le extirpa.

El Jefe del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto, no perdió la oportunidad de tomarse una selfie con algunas de las enfermeras del ISSSTE. FOTO: FERNANDO LÓPEZ

El Jefe del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto, no perdió la oportunidad de tomarse una selfie con algunas de las enfermeras del ISSSTE. FOTO: FERNANDO LÓPEZ

Calidad y calidez. Humanismo y ternura: en el ISSSTE, en este “20 de Noviembre” que fundó López Mateos se cumple su ideal, Presidente: Reyes Baeza

“Se promueve la Salud en el ISSSTE -le asegura Reyes Baeza Terrazas al presidente Enrique Peña Nieto. Personalmente experimento gran admiración y simpatía hacia el doctor José Narro Robles. Hallo en sus observaciones sabiduría y sencillez. Simpleza en la visión de los caminos hacia la Salud.

“Enfermeras y enfermeros del ISSSTE lo son por gran vocación. Deciden compartir vida. Renuncian a buena parte de la suya. Sacrifican familia. Dan a derechohabientes alientos. Ánimos para seguir. Vigorizan, entusiasman. Sacan de hoyos depresivos a muchos. Son orgullo del ISSSTE.

Hay en México unos 300 mil profesionales de la Enfermería. Salidos de la UNAM. Hugo Fernández de Castro admira a la fundadora de la Escuela de Enfermería de la UNAM. Y Enrique Graue -rector de la UNAM- es aplaudido. Oftalmólogo de gran prestigio. La Fundación “Conde de la Valenciana”. La concibieron sus antepasados. Él la ha dirigido. Queda en Chimalpopoca. Curan ojos. Los dejan ¡como nuevos!

Y el presidente Enrique Peña Nieto que atiende reclamos que se mecen: “¡Que se acerque… “Que nos mire… “Que se acerque…

Y el Presidente que va. El Presidente que viene. Que toma fotos. Con soltura. facilidad.

“Ya es profesional -le gritan-.

“Todavía me falta -dice- y se soba la muñeca derecha…  Juan Manuel Verdugo Rosas reparte -sin ton ni son- tarjetas.

“El Presidente me quitó de subsecretario de Agricultura. El Presidente Peña Nieto me puso de secretario General del ISSSTE. Tengo el segundo nombramiento más importante del ISSSTE. Es que el Presidente me puso… Sí. El Presidente me puso”. Dice Juan Manuel Verdugo. Parece alardear.

Y el doctor Manuel Mondragón y Kalb. “Te doy la entrevista el día que quieras, Reyes Razo.”

Y Néstor Martínez Cristo tan campante.

Y todo transcurre bajo los ojos vigilantes de los generales Roberto Miranda y Enrique Jaramillo. Formidable binomio.