imagotipo

Crónica de mi cirugía de implantes mamarios

  • Efecto Bisturí: Dr. Antonio Castellano Barroso

Muchas mujeres desean aumentarse el volumen del busto, la técnica reconocida en todo el mundo para lograr este objetivo es someterse a una cirugía en donde el cirujano plástico coloca un par de implantes mamarios.

Hace algunos días, una querida paciente que conozco hace años me compartió todo lo que vivió antes de someterse a esta cirugía hace algunos años.

“Mira, mi doctor, yo quería tener más busto desde que tenía 18 años, le expresé a mi madre mi deseo y la respuesta fue un rotundo no. ‘Eres muy joven y operarse es peligroso’ decía mi madre, mi padre no podía intervenir en estos temas que eran manejados enteramente por mi madre. ‘Mamá, mi amiga Laura ya se operó y su mamá le apoyo, salió muy bien y está feliz. La mamá de Laura dice que es muy importante operarse con un experto cirujano plástico’. A partir de esa fecha investigue en internet y buscaba y me hacia amiga de chicas o señoras que ya se habían operado. Les preguntaba cómo era la operación, cómo se decidía el tamaño del aumento y en cuánto tiempo se recuperaban. Te confieso, mi doctor, que mi mamá me metió al principio un poco de miedo, sobre todo cuando afirmaba que las cirugías eran peligrosas. Mientras más conocía, el miedo se diluía. Algunos años después insistí en el tema. ‘Mi hijita, yo jamás te voy a llevar a que te operes, me da miedo que te pase algo. Además eso debe ser muy caro y en casa no tenemos dinero para eso’. Las ganas nunca se me quitaron pero me conforme por un tiempo, continúe mis estudios y en la Universidad conocí a mi actual esposo: un hombre maravilloso del cual me enamoré perdidamente. Iniciamos un noviazgo y a los pocos años de terminar los estudios nos casamos. Ya casados decidimos que deseábamos un hijo y poco después nació nuestra hija, enfocados en la atención de la nena, nos dedicamos en cuerpo y alma a ella los dos primeros años. Siempre le conté a mi marido mi deseo de aumentarme el volumen del busto. La primera vez que fui a consulta con usted no había nacido mi hija, recuerdo que fue larga la consulta y lo más importante es que todas las dudas fueron resueltas con sus consejos. Después de la consulta entendimos que la cirugía no es peligrosa pero que todas las cirugías tienen un riesgo mínimo. Que la cirugía dura una hora más o menos y que se puede hacer antes de que nazcan los hijos o después. Mi marido y yo decidimos esperar a que naciera la nena y así después operarme. Con el apoyo de mi esposo fuimos a la consulta con usted, mi doctor. Recuerdo que planeamos la cirugía unos meses después de la consulta, usted me mandó al laboratorio para sacarme exámenes preoperatorios y fue un gran alivio que me dijera que los exámenes salieron muy bien y que era una buena candidata para la cirugía. ¿Se acuerda que le dije que no quería un busto inmenso ya que yo soy delgada y no se vería lindo? Así que el tamaño que escogimos de aumento fue el perfecto para mi cuerpo. Mi recuperación fue rápida, regresé a mi trabajo a los ocho días. El apoyo de mi marido fue básico para sentirme mejor, no cabe duda que el amor bien
administrado es la mejor medicina.

Te agradezco mucho, mi doctor, tu profesionalismo y tu atinada cirugía, quedaron hermosas mis bubis y me siento con mucha energía para seguir la vida. Mi cicatriz es tan chica que apenas se ve. Me encantó la fase de comprar nueva talla de brassier y blusas y vestidos nuevos. Estoy consciente, gracias a tu consejo, de que los implantes no son para siempre que debo cambiarlos cuando pasen 10 años después de mi cirugía. Ya lo planearemos con calma, mi doctor querido”.

Esta historia es de una paciente real muy querida, omito su nombre por razones obvias. Estas satisfacciones de pacientes agradecidos y leales nos enriquecen como profesionales de la medicina y como especialista en Cirugía Plástica Estética.
Doctor Antonio Castellanos Barroso

Cirujano Plástico certificado numero 496x