imagotipo

“Cuando crece el odio…

  • Gabriela Mora

Gabriela Mora Guillén

…Piensa en las consecuencias”, Confucio.
Sabemos que los integrantes del movimiento de los 400 Pueblos está conformado por los encuerados que se ponen en el Monumento a la Madre, y que desde hace mucho tiempo “le traen ganas” al recientemente electo gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes; tan es así, que ocupan una foto de Yunes como taparrabos, acusándolo de, entre otras cosas, haber encarcelado a campesinos de Veracruz en tiempos de Patricio Chirinos, cuando fungió como secretario de Gobierno estatal.

Pues bien. El pasado miércoles, junto con el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya y Santiago Creel, además de otros panistas, literalmente los querían linchar: las escenas, las fotografías y audios lo demuestran tal cual, lo que evidentemente ha subido el tono de indignación al interior de Acción Nacional, dado que los hechos ocurrieron cuando el trío panista se dirigía al Congreso de Veracruz para ofrecer una rueda de prensa, a fin de denunciar la intención del gobernador saliente, Javier Duarte, para  promover el nombramiento de un fiscal anticorrupción a modo.

Hoy, los panistas opinan que el propio gobernador saliente, Javier Duarte Ochoa, no ha entendido que México ya cambió, que Veracruz lo repudia por ladrón y por autoritario: “Mandó a los 400 Pueblos, grupo de porros históricamente vinculados al PRI, a agredir con lujo de violencia a Ricardo Anaya, Miguel Ángel Yunes y Santiago Creel. Pudo haber muertos. Volaron ladrillos, piedras, palos y botellas. Destruyeron dos camionetas. Hay cuatro personas hospitalizadas”, señaló el secretario de comunicación del partido, Fernando Rodríguez Doval.

Lo cierto es que el violento ataque es intolerable en un régimen democrático, es un aviso de que el clima político en el país se puede descomponer más aún y muy seriamente. Ha llegado el momento de frenar todo tipo de manifestación de violencia política, pues de lo contrario caeremos en un escenario cada vez más caótico y del  que no sabemos en dónde podrá terminar.

Se trata evidentemente de una venganza de priístas resentidos por la derrota del 5 de junio, que no buscan quién se las hizo sino quién se las pagará luego de la estrepitosa derrota registrada en el ejercicio de la democracia en que el pueblo veracruzano habló.

Y hablando de los 400 Pueblos, sabemos que el movimiento tiene una vieja disputa con el gobernador electo, Yunes, cuando en 1992 como secretario de Gobierno del entonces gobernador interino, Dante Delgado, éste ordenó un operativo de liberación de predios invadidos por un grupo encabezado por César del Ángel, detenido el 16 de mayo de ese año; a partir de aquel hecho, Dante y Yunes son considerados por el movimiento como sus dos mayores enemigos, realizando protestas en contra de ambos y haciéndose sentir en todos sus cargos.

Si como se piensa, Javier  Duarte se encargó de movilizar a los 400 Pueblos para espantar y amedrentar a los panistas, parece que no fue ésta la mejor idea, puesto que ha perdido el apoyo del presidente, Enrique Peña Nieto, y del PRI… Baste ver los dichos de Carolina Monroy justamente el día en que se dieron los hechos respecto a sus dudas sobre la ética del mandatario, al buscar que el Congreso estatal le aprobara el blindaje, mediante la nominación de un fiscal anticorrupción “a modo” en un intento por maniatar al gobernador entrante, Miguel Ángel Yunes, quien no se cansa de advertirle que lo meterá a la cárcel.

Así las cosas, es preciso y urgente que el Gobierno federal actúe con prontitud para castigar a los responsables y mandar un mensaje de que la violencia política no puede tener cabida en el país. Bastante tenemos con la violencia de la CNTE y sus aliados: es inconcebible apreciar ahora priístas con sed de venganza ante quien los venció en las urnas, dispuestos a enfrentarse a sus adversarios con pedradas y garrotazos.

Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Michoacán, Veracruz… El país se va descomponiendo seriamente…

Y por cierto, ¿ya regresó de sus giras el presidente Enrique Peña Nieto? O bueno, ¿alguien lo ha extrañado en su ausencia?

gamogui@hotmail.com