imagotipo

Sutilezas

  • Yolanda de la Torre Valdés

  • Cuando el poder se viste de mujer

Yolanda de la Torre V.

¿Qué le viene a usted a la mente cuando se habla del poder de la mujer?, es muy probable que le pase por la mente una Margaret Thatcher o Indira Gandhi, si es que se proyecta hacia el pasado o bien una Angela Merkel o Michelle Bachelet, pensando en presente. Cualquier de las opciones que hubiera usted considerado sería acertada, aunque quizá un poco limitada en sus consideraciones, ya que el poder como tal tiene muchas más aristas y opciones tanto para ser ejercido o como para que éste genere un impacto.

Para lo mencionado hay que considerar diferentes aristas que no solo tienen que ver con acciones de gobernar, se vinculan también con el mundo empresarial, con el arte, la ciencia, vaya, incluso la farándula. Para ello le pondré un ejemplo por demás sencillo, con seguridad usted a escuchado hablar en algún momento de Kim Kardashian, una mujer que aparece en todas las alfombras rojas de Estados Unidos, lo mismo la de la entrega de los Oscar, que la de los Grammy y todas las que pueda usted pensar de las marcas más prestigiosas.

Kim Kardashian no canta, no actúa, no es líder de opinión, pero si es atractiva, esta casada con un rapero de moda y protagonizar un reality show junto con sus hermanas, con eso le basta para que un vestido que luzca, de inmediato sea el más buscado en los escaparates o para que su tono de maquillaje sea el que se ponga de moda, cualquiera de las dos cosas que le acabo de mencionar implica el movimiento de decenas o centenares de millones de dólares en el mercado, así como revistas vendidas, videos rentados y ni qué decir de búsquedas en internet. Es decir que a simple vista, una mujer como Kim Kardashian puede por sí sola generar más actividad económica de la que puede verse en naciones enteras, así éstas sean pequeñas.

Por otra parte pensemos en María Asunción Aramburuzabala, exaccionista de Grupo Televisa y Grupo Modelo y actual constructora de primer nivel en la zona de Polanco, en la Ciudad de México, principalmente. Su decisión de llevar por ese rumbo la liquidez que logró tras la venta de la cervecera que durante décadas encabezó su familia, le ha cambiado el rostro a esa emblemática zona de la CDMX y ha sido motivo de toda una transformación en las inversiones productivas destinadas a la capital de nuestro país. Así a secas, eso es poder.

La revista de negocios Forbes, publicó recientemente su número acerca de las mujeres más poderosas del mundo, en el que como es de esperarse están incluidas las de Estado, gobernantes, legisladoras, ministras, etc. Pero la lista va mucho más allá e incluye a empresarias de rubros tecnológicos, energéticos, financieros y muchos más.

Destaca en los primeros lugares, la filántropa Melinda Gates, esposa del fundador de Microsoft, quien ya ha cedido la batuta del mando de su empresa y ahora junto con su cónyuge se dedica a dar un uso caritativo a la gran fortuna que de una u otra forma juntos construyeron. Hoy sus aportaciones permiten continuar teniendo grandes avances en la lucha contra el SIDA, así como que cada vez mueran menos niños en naciones de economías en desarrollo, por enfermedades que son curables o que incluso se pueden prevenir.

Aparece también en la lista la actriz Angelina Jolie, quien ha sido ampliamente reconocida en las décadas recientes por el papel que ha desempeñado en su calidad de embajadora de buena voluntad de la Unicef, acudiendo incluso a zonas de conflictos y afectadas por severas enfermedades y hambrunas, lo que al parecer ha dañado incluso su propia salud.

Está también en la lista la carismática primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, quien con su política de activamiento físico, ha logrado un importante combate a enfermedades asociadas a la obesidad y el sedentarismo en el vecino país e incluso en otros que se han inspirado en su ejemplo.

Está claro que el poder de las mujeres tiene múltiples formas de ser ejercido, generando beneficios de la expresión en apariencia más superflua, hasta la más sofisticada. Así de amplio es el poder de la mujer.
*Senadora de la República

yolandadelatorre@senada.gob.mx

@yoladelatorre