imagotipo

Cuánto cuesta el manglar / De Cara al Sol / Andrea Cataño Michela

  • Andrea Cataño

Mis queridos lectores me han animado a seguir tocando el tema del manglar de Tajamar. Hoy podemos celebrar el hecho de que los ciudadanos consiguieron llevar el caso a juicio y que el juez segundo de distrito de Cancún suspendiera definitivamente las obras de chapeo, desmonte y relleno de terreno, en tanto no se tenga una sentencia definitiva de la demanda de amparo presentado por la ciudadana Silvia Fuentes Calleja.

El juzgador consideró válida la solicitud de la quejosa, ya que el artículo 4 constitucional consagra el derecho que tiene todo individuo a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar, así como la preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección al medio ambiente en el territorio nacional. No se ha ganado la guerra, pero sí una importante batalla. ¡Enhorabuena!

Hasta ahora, las autoridades que han hecho declaraciones sobre la destrucción de las 27 hectáreas del manglar de Tajamar han insistido en la inexistencia de un daño ambiental (de ecocidio, ni hablamos) y en el costo millonario que representaría no continuar con los planes de construcción del complejo hotelero al que serían destinados los terrenos arrebatados al ecosistema de humedales. Se alega que de cancelarse el proyecto, el Gobierno federal tendría que pagar hasta 3 mil millones de pesos para resarcir los daños a las empresas afectadas. ¿Y del costo de los manglares quién habla?

En los manglares se reproduce cerca del 70 por ciento de las especies pesqueras que más se comercializan en el país y que dejan una gran derrama económica. Entre 2001 y 2005, en las regiones pesqueras del Golfo de California, por ejemplo, se capturaron, en promedio, 11 mil 600 toneladas de peces, mariscos y jaibas provenientes del manglar y que generaron cerca de 19 millones de dólares al año para los pescadores locales. Sin embargo, a pesar de su valor para las economías locales, en México, el número de selvas de manglar disminuye a una tasa de 2 por ciento anualmente entre otras razones por la construcción de nuevos desarrollos costeros y granjas camaroneras.

Poner un valor monetario a un bosque, un desierto o un manglar parecería una sinrazón. La naturaleza es algo tan intangible como el amor, la amistad o la vida misma. Sin embargo, desde hace varios años, un grupo de economistas ecológicos han propuesto que la mejor manera de proteger a la naturaleza es determinando cuánto vale en términos monetarios, es decir, valuando los ecosistemas. Pues bien, para estos economistas ecológicos, a nivel mundial, el valor anual de los servicios ecosistémicos que proveen los manglares se estima en más de 1.65 millones de millones de dólares. En consecuencia, una hectárea de manglar tendría un valor económico anual de 37 mil 500 dólares al año, tan solo en lo que se refiere a la pesca, ya que si tomamos en cuenta otros servicios ambientales, ese valor podría elevarse, en una estimación conservadora, hasta los 100 mil dólares anuales por hectárea, lo que significa que las cerca de 700 mil hectáreas de manglar que todavía hay en México aportarían más de 70 mil millones de dólares anualmente.

Los investigadores calcularon el valor como capital natural del mangle rojo, que es la especie destruida en Tajamar y llegaron a la cifra 650 mil dólares por hectárea. Si consideramos solamente las 27 hectáreas que devastaron en días pasados, estamos hablando de entre 13 y 14 millones de dólares en daño patrimonial para la nación, solamente en términos pesqueros. Mucho dinero, ¿verdad?

Es indispensable, pues, buscar alternativas de desarrollo amigables con el medio ambiente. De lo contrario, la explotación inicua del patrimonio natural de todos le pasará la factura a las generaciones futuras.
andreacatano@gmail.com