imagotipo

Cuarta Revolución Industrial / Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

  • México se prepara para enfrentar el nuevo paradigma

El día de ayer inició la 46 reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF) en Davos, Suiza, con la participación de 40 jefes de Estado, los más destacados líderes mundiales, gubernamentales, políticos, empresariales, académicos,  de la sociedad civil y de organismos internacionales. Entre ellos se encuentran los presidentes Peña Nieto y  Mauricio Macri de Argentina.

El tema sobre el cual están girando las discusiones es acerca de los cambios económicos, políticos, sociales culturales y sobre la vida cotidiana de todos los habitantes del planeta que están generando los avances tecnológicos. De acuerdo con Klaus Schwab,  presidente ejecutivo y fundador del WEF se considera que la transformación que sufrirá el mundo permiten  considerar que se tratará de una cuarta revolución industrial.

Después del cambio e impulso económico que representó la aplicación de la electrónica y de la informática para automatizar la producción y la distribución, el cual propició que se generara una ola de mejoramiento de la productividad, considerada la tercera revolución industrial; actualmente el mundo se encuentra en el umbral de una nueva transformación económica que afectará a todas las actividades de la vida cotidiana de toda la población mundial.

El acceso ilimitado a conocimientos e información en prácticamente en cualquier sitio, así como la utilización de nuevas fuentes de energía y el desarrollo de la nanotecnología y la biotecnología, constituyen la base de un nuevo paradigma en materia de producción, distribución, almacenamiento, comercialización y consumo que constituyen el germen de la cuarta revolución industrial.

El nuevo paradigma dará origen a una profunda transformación de la economía y de los modelos de de negocio, así como en ámbitos de atención de la salud, de la recreación, la generación de energía y en materia del cuidado del medio ambiente. La cuarta revolución industrial requiere que se adopte un nuevo modelo educativo enfocado a enseñar para adquirir un proceso permanente de aprendizaje, así como para discriminar la abundante  información y los conocimientos que resultan relevantes  y para saber aplicarlos en las distintas coyunturas económicas.

Al respecto, una de las preocupaciones que marcarán las reuniones del WEF se refieren a las afectaciones que sufrirá el mercado laboral y el posible aumento en la desigualdad por diferencias de habilidades y capacidades. Se estima que durante el proceso de transformación se producirá una perdida de cinco millones de empleos y la creación de dos millones de empleos que tendrán que reunir las calificaciones que requerirán los nuevos modelos de
negocio.

Adicionalmente, el proceso de adaptación al nuevo paradigma que plantea la cuarta revolución industrial, implica una profunda transformación de la estructura económica de los países que requiere cambios y reformas sobre el funcionamiento productivo y sobre las relaciones entre los agentes económicos.

En este sentido en México las reformas estructurales, adecuadamente instrumentadas, prepararán al país para entrar exitosamente la nueva revolución industrial, así como para enfrentar los desequilibrios mundiales y la nueva conformación que traerán consigo los ajustes al nuevo paradigma.
miggoib@unam.mx