imagotipo

Cuba y el Granma: reminiscencias y realidad

  • Mireille Roccatti

*”E tenebris lux”

  • Mireille Roccatti

Una fría y lluviosa madrugada de hace sesenta años, el 25 de noviembre de 1956, inició la aventura de 82 revolucionarios cubanos que concluyó con la toma del poder, el año nuevo del año 59. El Granma, abreviatura de “Grandmother” (Abuela), era un yate de madera, equipado con dos motores, que tenía en su pasado  un naufragio en su haber y bastante venido a menos fue adquirido por el líder del Movimiento 26 de Julio, Fidel Castro. La embarcación requirió de cambio de motores y equipo de navegación, así como cambio de cubierta para hacerla navegable.

Los antecedentes son conocidos. La tiranía militar del “sargento” Fulgencio Batista había convertido a Cuba, en refugio de la Mafia y se había llenado de casinos y prostíbocarrasulos, cancelando la vida democrática de la isla. La oposición a la dictadura era casi unánime y el régimen se sostenía solo por el apoyo estadunidense, que contaba además con valiosas inversiones en plantaciones azucareras y fábricas de ron, que florecieron en la época de la prohibición.

Una de las fuerzas opositoras era el Movimiento 26 de Julio aglutinadas por el joven y carismático abogado Fidel Castro Ruz, hijo de un pequeño terrateniente y quien en alianza con otras fuerzas, intentó un golpe de fuerza, para combinar una acción militar; el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio del año 53, en combinación con una huelga obrero-estudiantil, que al fracasar el ataque al cuartel, abortó. Fidel y varios de sus seguidores fueron detenidos y procesados, y en su alegato final de def ensa, Fidel, pronuncia su famoso discurso de “la Historia me absolverá”. Tras un tiempo de prisión -22 meses- salieron exiliados a México.

En México se organizan y entrenan militarmente, bajo la conducción de un exiliado español y consiguen financiamiento incluso de gente como el corrupto expresidente Prio Socarras  y otros exiliados en Estados Unidos. En su momento fueron capturados por la tenebrosa Dirección de Federal de Seguridad y es ya leyenda que su entonces director de operaciones, el Capitán Fernando Gutiérrez Barrios, los trata decentemente y finalmente son liberados gracias a la intervención del general Lázaro Cárdenas. Es en esta época, cuando “el Che” Guevara, un  médico argentino, que venía a su vez huyendo de Guatemala, tras el derrocamiento por la CIA del Gobierno de Jacobo Arbenz, se une a los revolucionarios cubanos y es uno de los 82 que se embarcan hacia “el caimán del Caribe” para hacer realidad su sueño libertario.

Más allá de las vicisitudes de la travesía, cabe mencionar que solo un poco más de una veintena de combatientes sobrevive al desembarco y logra llegar a la montaña. La guerra de guerrillas triunfa y el año nuevo del 59  con la huida de Batista, alcanza el poder.

Hoy en día, Cuba y su Revolución permanecen en un mundo, que se ha transformado sustancialmente. Culminó la “Guerra Fría” con la caída del muro de Berlín, se derrumbó el mundo socialista. La transformación del Capitalismo, se vive con una globalización financiera, que ha acrecentado como nunca la desigualdad social.

Cuba, ha sorteado todo. El reciente deshielo de su relación con los Estados Unidos y la reanudación de relaciones diplomáticas que debería acompañarse de una gradual apertura comercial después de 50 años de bloqueo, está en peligro. El triunfo de Trump, implicará un replanteamiento total. Cuba ejemplo de dignidad de un pueblo, sabrá sortear este nuevo escollo.

*”De las tinieblas sale la luz”.