imagotipo

Cuchillito de Palo

  • Catalina Noriega

  • Catalina Noriega
  • Ni para donde hacerse

Hay quien aplaudió el paro empresarial en Oaxaca; otros, lo critican y argumentan que están usando las mismas tácticas que la CNTE. El meollo de la cuestión estriba en que siguen las marchas, los bloqueos, los plantones y de arreglarse el conflicto, nada.

La charanga se puso álgida, cuando los Concanacos y demás Cámaras amenazaron con dejar de pagar impuestos y presentar declaraciones en ceros, en tanto los tres niveles de Gobierno no pongan en orden a la disidencia magisterial.

Al momento se les alebrestó una buena parte de las castas divinas, empezando por el guillotinador de los ingresos familiares, el mandamás del SAT, Aristóteles Núñez. Les advirtió, siempre amenazador, que podrían violar la ley y eso les traería consecuencias. Se le unieron algunos legisladores priístas y, hasta el joven maravilla del PAN, quien exhortó a escuchar las quejas de la Iniciativa Privada, pero rechazó la abstención del pago de las obligaciones fiscales.

Si los negocios –como lo comentan tantos patronos- están sudando la gota gorda para pagar la nómina, es por falta de ventas y si no hay consumidores, tampoco habrán utilidades que le reditúen ingresos importantes a Hacienda. En pocas palabras, poca tela de donde cortar.

Hay un segmento hundido en la desesperación: el de la miniempresa, el negocito, el changarro. Dolidos insisten en que a ellos ni se les ve ni se les oye, cuando son los que llevan la peor parte. Los grandes tienen pérdidas, pero también, seguros que las cubren o aunque les vaya mal en algunas entidades, se equilibran con otras.

El que solo cuenta con una accesoria, en la que con préstamos de cuates, de algún agiotista y los pocos ahorros, se lanzó a convertirse en “emprendedor”, no tiene para donde hacerse. De poco le sirve que, el señor Guajardo, de la Secretaría de Comercio, diga que los van a apoyar con algo así como de mil a 15 mil pesos –dependiendo del tamaño-, si debido a la parálisis en su entidad –sea en una capital o en un municipio-, se pasa el día de brazos cruzados. Para salir de la crisis y recuperar la productividad, lo que le urge es la reactivación de la vida económica en su zona.

Mientras siguen las “mesas” de gobernación y representantes de la CNTE, sin que cesen los bloqueos –aunque haya menos- y las marchas, de quienes exigen de-
saparezcan la Reforma Educativa, el gremio empresarial e industrial –del tamaño que sea-, trabaja fuera de los parámetros de la normalidad.

Y las mencionadas “mesas”, a tropezones, no alcanzan otros acuerdos, que no sean los de devolverles los privilegios a quienes los perdieron y ahora exigen se les restituyan como moneda de valor único.

Se habla de diálogo y la sociedad solo se entera de que a los maestros faltistas ya les pagaron los días descontados. Ni la mínima transparencia sobre el contenido de las pláticas, a pesar de las afectaciones a la ciudadanía.

A los “líderes” tras las rejas, bajo fuertes acusaciones, salvo a Rubén Núñez y Jiménez, ya los liberaron. El desatino de aprehender a alguien por cargos graves, para dar marcha atrás por presiones politiqueras, representa a los ojos de la sociedad, la muestra de la debilidad de un Gobierno cada día más endeble.

En cuanto a parar bloqueos y manifestaciones, ni alcanza el número de policías, ni parecen tener el entrenamiento adecuado para hacerlo. De aquí que el asunto se intente arreglar, como ha sido ancestral costumbre, a billetazos. La CNTE les tomó el número de la placa, sin que sus rehenes hallen cómo desembarazarse de la bronca.

catalinanq@hotmail.com

Twitter: @catalinanq