imagotipo

Cuchillito de Palo

  • Catalina Noriega

  • Catalina Noriega
  • Más que grito fue alarido

El virrey Videgaray hizo sus maletas, tomó las de Villadiego y le dejó el paquetazo de la entrega al Congreso del Presupuesto 2017, a su heredero, José Antonio Meade.

Al saber que el recorte es de 240 mil millones de pesos, en lugar del “Grito” se escuchó un alarido. Ni quien se salve de un tijeretazo que avizora el empobrecimiento generalizado, además de incidir en sectores determinantes en cuanto a derechos
humanos.

Destaca el 12 por ciento que se le mocha al sector salud, lo que elimina de un golpe, la promesa oficialista de cobertura universal. Si a duras penas se logra otorgar la atención que requiere una masa poblacional de tantos mexicanos, cómo diantres se podrán estirar los ingresos mermados.

Sobran las quejas contra el sector: tardanzas de horas para entrar a consulta, demoras de meses para cirugías, incluso urgentes; escasez de materiales y, sobre todo, de medicinas.

Si alguna institución se caracterizaba por una extraordinaria atención era el hospital de Pemex. Hace meses empezaron las quejas de que ya no surten los medicamentos y que las operaciones se retrasan. Triste que al Sindicato, encabezado por ese horror de Romero Deschamps, le darán más dinero (Para que lo dilapide su hijita en un jet con su perrucho).

Tocar las finanzas del renglón que cubre la posibilidad de que cualquier ser humano pueda desarrollarse –estar sano-, agravia a quienes pagamos impuestos para verlos reflejados en beneficios y no en el pago de una deuda externa que nosotros no adquirimos.

En calidad de paganos de los platos rotos, de excelsos desgobernantes, demandamos recortes a sueldos tan inauditos como los de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia, o de los Consejeros del Instituto Nacional Electoral, de los Diputados y Senadores y de la Presidencia de la República, que podía empezar por dar el ejemplo.

Le van a quitar fondos a cancerología, cuando esta enfermedad es una plaga. El reconocido Instituto, a nivel internacional, apenas y se da abasto para tratar a los miles de personas que le llegan. Gracias a estos médicos, de avanzada en conocimientos y equipo, quienes en el pasado estaban condenados a muerte –desde que se les diagnosticaba el mal-, logran sobrevivir y con calidad, en un alto porcentaje. Hay conciencia del mal uso de fondos públicos, en las distintas entidades. Sobran ejemplos de “Ejecutivos estatales”, capaces de esfumar cantidades inimaginables, con absoluta impunidad. Da lo mismo el partido al que pertenezcan, que son intocables. Se sabe que al panista Padrés se le han comprobado sus inconcebibles fechorías y, a pesar de que su sucesora Pavlovich, insiste en que lo pondrá tras las rejas, el individuo sigue tan campante.

En la Ciudad de México, el miniMancera amenaza hasta con marchas, porque “no va a haber dinero para la ampliación del Metro, el sistema hidráulico”, cuando me cuestiono por qué despilfarró millones en obras inútiles como la de la avenida Mazaryk, inconclusa a la fecha y con un sobrecosto de espeluzne.

Al susodicho, igual que a otros ilusos, preocupa el raquitismo de sus futuros ingresos, en función de su “proyecto político”. Alardea de su ambición por llegarle al 18, cuando su administración es de vergüenza. En su caso poco extraña que se le redujeran los recursos, cuando sabemos los capitalinos adónde suelen ir a dar: a cuentas particulares.

El recorte, en renglones como salud y educación, vapulea a la sociedad. Nos esperan tiempos de vacas flacas, en vista de los desatinos de los de arriba.
catalinanq@hotmail.com

Tuiter: @catalinanq