imagotipo

Cuchillito de Palo

  • Catalina Noriega

  • Catalina Catalina
  • ¿Y los expulsaditos? ¡Tan frescos!

 

O, ¿algún iluso cree que deben estar como la zarzamora, “llorando por los rincones”? Los partidos “se ponen bravos” y el PRI le quita sus derechos al esperpento del Duarte veracruzano. Con los bolsillos a tope de billetes, de seguro le vino guango.

Tarde para sancionar a un militante, del que se sabía estaba dedicado a uno de los peores latrocinios, de que se tenga memoria, sin olvidar a su predecesor.

A Veracruz le cayeron las siete plagas, encarnadas en un desgobernador que permitió la escalada de la inseguridad, a niveles terroríficos, además de ejercer la represión. Con el mayor número de periodistas asesinados, desde la primavera de su gestión se encarceló a una aficionada a las redes.

Mientras las denuncias en su contra se apilaban, a la federación se le agudizaba la sordera. De no haber sido por el descalabro electorero reciente, con la pérdida para el tricolor, de varias gubernaturas, el cínico de marras habría salido por la puerta grande, bilimbillonario y listo para darse vida de sultán.

Frente a una realidad, que las estadísticas muestran con rojo, en cuanto a la popularidad de este Régimen y de la fuerza de la que emanó, como para “curarse en salud”, su ¡Comisión de Justicia! (Menos mal que le quitaron lo de Honor) decidió iniciar el proceso para expulsarlo. Habría sido mejor lanzarlo dentro de una celda y luego pregonar que se empieza a limpiar la casa.

Se filtran investigaciones de la PGR, que permitirían suponer que se le va a echar el guante, pero como en todo juego de rehenes se sospecha que, una vez que deje el cargo pondrá pies en polvorosa. Ya pasó con Roberto Borge (Quintana Roo), otro de los dechados de virtudes del Revolucionario, que ni se presentó a la toma de protesta de su sucesor.

El robadero de Borge, también fue de antología, lo mismo que la represión a la prensa, aunque no se concretara en tantos cadáveres. Consciente de lo que se llevó se hizo ojo de hormiga y a estas alturas del juego, ni la Interpol daría con él. Faltaría además la tarea de la Procuraduría, más atarantada que nunca.

También el PAN y el PRD “investigan” a algunos de sus miembros, aunque en las mini listas no aparecen los nombres de “diligentes bandoleros”, como el blanquiazul Villarreal –a quien se le atribuían “moches” en la Cámara, en cantidades voluminosas, o el exdelegado en la Benito Juárez, Jorge Romero y tantos más. Se señala a Margarita Arellanes (La persignada exalcaldesa de Monterrey, que debe ignorar el mandamiento “No robarás”, puesto que implica que, para obtener el perdón, debes devolver lo que te birlaste) y a Guillermo Padrés, exgober sonorense.

A este último, al fin le giraron orden de aprehensión, aunque tampoco será fácil localizarlo. Las atrocidades del tal Memo, sólo serían equiparables a las de un Moreira (O los dos hermanitos), un Medina, o los Duarte.

El PRD “estudia” al senador Robles y a un exdiputado local de Oaxaca, Félix Serrano. Dejan fuera a otro “Memo”, el tras las rejas exalcalde de Iguala, así sea más hijo putativo de Morena y del líder de la “honestidad valiente”, López Obrador.

Morena guarda silencio: Basta con la joyita Monreal, delegado en la Cuauhtémoc, a quien le agarraron a su brazo derecho, Antuñano, con 600 mil pesos en efectivo, ¡en una cajita de cartón! Ricardito, hábito infaltable en su tutor López, ya se victimizó por las “andanzas de su colaborador” y nada tiene que ver (Jajaja).

Con razón nuestro digno “preciso” afirmó que “en corrupción nadie puede tirar la primera piedra”. ¿Será?
catalinanq@hotmail.com

Twitter: @catalinanq