imagotipo

Cuchillito de Palo

  • Catalina Noriega

  • Catalina Noriega
  • PISA a la búsqueda de culpables

Recién se conocían los resultados de la prueba PISA (Programa para la evaluación de estudiantes internacionales, por sus siglas en inglés) y se armaba el escándalo, a la búsqueda de culpables.

Un último lugar es menos que honroso y peor cuando la educación lleva 15 años estancada. Los estudiantes fallaron en ciencias (52%), en lectura (59%) y en matemáticas (43%). Total, que no dieron pie con bolo en el concierto de los 72 países incluidos, 35 de ellos miembros, como México, de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo).

Empezó la declaracionitis: Para “Mexicanos Primero” hay que culpar del fracaso al sexenio de Felipe Calderón y su mancuerna con Elba Esther Gordillo. De inmediato respondió el extlatoani, sin que sus palabras tuvieran mayor resonancia.

Se plantearon excusas, se reiteró el compromiso oficial por avanzar mediante la Reforma Educativa, que ahora sí le va a hincar el diente a los programas. Para el secretario de Educación, Aurelio Nuño, en 10 años veremos los resultados.

Tiene razón. Es imposible lograr un cambio de la noche a la mañana y el conseguirlo dependerá de la aplicación de las medidas correctas y una serie de factores concomitantes, a los que se tendrá que vigilar con mirada de águila.

Si se analiza el pasado se encuentra un primer tropiezo, común a varias administraciones. En cada una ha habido más de un Secretario de Educación y cuando llega el nuevo, decide que lo hecho era un fiasco y a volver a empezar. El magisterio, que apenas se adecuaba a las modificaciones, tiene que enfrentarse a otras y los paganos de la confusión son los pupilos.

Y que los sindicatos han hecho un enorme daño, ni duda cabe. El ejemplo de Oaxaca, donde llevan años sin cumplir con el calendario escolar, habla por sí solo. Los conflictos con la Sección 22 y la CNTE postraron la enseñanza en el Estado. El reciente gobernador, Alejandro Murat, se dispone a dar marcha atrás en el trato con los disidentes y reinstalar a quienes perdieron la chamba. Si así empieza pronto recuperarán el control de la educación, desastre mayúsculo que puso a la entidad en los últimos lugares de la República.

Los líderes gremiales se corrompieron y fallaron en su objetivo, al llenar la nómina con “aviadores”, traficar con las plazas, regalárselas a los amigos y otra serie de tropelías que incidieron en la calidad y desempeño del profesorado.

Se emitieron normas absurdas, como la de “no reprobar a ningún alumno”, medida que resultó útil para relajar la disciplina de los chamacos, dispuestos a holgazanear, en vista de la imposibilidad de sancionarlos.

Tampoco había –aunque se presume que la legislación actual lo contempla-, un sistema de incentivos que favoreciera el tener a los mejores maestros, directores y supervisores en las escuelas.

La Reforma Educativa provocó una enorme inconformidad en sectores que opinan que solo fue de carácter administrativo y no resuelve el problema de fondo, como lo confirman los resultados de PISA. Por algo se empieza y, de acuerdo a las últimas declaraciones, se va a dar el siguiente paso, que se enfocará en los contenidos.

Para cerrar el círculo se debe contar con la cooperación de los padres de familia, núcleo esencial. Destaca el que, los colegios privados no quedaron en mejor lugar que los públicos, a los que se supone acuden niños de niveles bajos de la economía.

Hay más instrumentos y se reconoce lo mal que estamos, a diferencia del pasado. Enfrentar el conflicto nos puede sacar adelante.
catalinanq@hotmail.com      Twitter: @catalinanq