imagotipo

Cuchillito de Palo

  • Catalina Noriega

  • Catalina Noriega
  • Quintana Roo en la cuerda floja

Si alguna entidad de la República pudiera ayudarnos a salir del atolladero es Quintana Roo y su creciente turismo. De repetirse los hechos de la madrugada del lunes perderá gran parte de su atractivo.

Durante la clausura de un festival de música electrónica en un conocido bar de Playa del Carmen (Blue Parrot), un individuo empezó a balacear y el saldo fue de cinco muertos y 15 heridos.

Con la inmediatez de las redes, al momento trascendió la tragedia y surgieron las especulaciones. Primero se pensó que había sido un tirador solitario –al estilo terrorista gringo-, para luego aclarar que podía ser un problema de narcomenudistas. Se dijo que había detenidos y el Gobierno estatal, con absoluta cautela, insistió en que ya se investigaba.

Este tipo de noticias trascienden a la prensa extranjera. Playa del Carmen ha sido, por años, paraíso anual para miles y miles de turistas europeos. Conocí en Holanda a un grupo de personas, que pasaban sus vacaciones en este enclave y me comentaban sobre lo tranquilos que se sentían en el lugar.

La percepción se modificó con el desgobierno de Roberto Borge, otro de los  recientes ex, tan saqueador como el par de Duartes o el Padrés. El interfecto, antes de la toma de posesión del actual, se hizo ojo de hormiga y, a pesar de las múltiples denuncias en su contra parece que se le permitirá gozar de sus dineros mal habidos.

Bajo la coalición PAN-PRD, llegó Carlos Joaquín González, fugitivo del tricolor. Cuando su partido le negó la candidatura, cambió de chaqueta.

Arrasó por el hartazgo de la población, hastiada de las corruptelas de Borge y de que los hubiera endeudado con 19 mil millones del águila. Joaquín se comprometió a combatir la inseguridad y a ejercer una administración austera, en vista del tiradero que le dejaron. Hasta ahora poco se ha visto el cambio y, por el contrario, arrecian las quejas.

Acompinchado con el poblano Moreno Valle –quien se dice que le metió todo y más, para garantizarle el triunfo-, nombró como secretario de Finanzas a Juan Vergara, operador en Puebla del recién sentenciado Reynoso Femat -ex de Aguascalientes- y a quien se le procesó por cuestiones de dineros. ¡Qué bonita tropa!

El tal Vergara, quien se dice multimillonario y dueño de un canal televisivo de viajes, se estrenó festejándose el cumpleaños con una pachanga de “apaga la luz y vámonos”. El gasto exorbitante propició una crítica estridente, pero su jefe y él se defendieron argumentando que lo había pagado de su bolsa y no del erario. Hasta el más lelo se quedó con la mosca detrás de la oreja y el millonetas funcionario está en la mira de todos.

Si bien la inseguridad creció durante el régimen de Borge, los homicidios van al alza y Quintana Roo ocupa uno de los primeros lugares en violación de mujeres. Playa del Carmen, municipio de Solidaridad, de acuerdo al Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, tiene la mayor tasa de denuncias por extorsión.

Lo encabeza una mujer, Cristina Torres, quien también llegó por la coalición opositora. En campaña hizo fuertes denuncias contra el anterior alcalde (priísta) y ofertó ponerlo tras las rejas. Ahora tendrá que lidiar con la delincuencia organizada, la que se dice que propicia un deterioro grave del otrora paraíso, en el que corre la droga más que el agua del mar.

Carlos Joaquín corre el peligro de convertirse en uno más de los sátrapas desgobernantes del territorio. Apenas inicia su gestión pero, o le mete fibra o acabará en las mismas que su repudiado antecesor.
catalinanq@hotmail.com

Tuiter: @catalinanq