imagotipo

Cuchillito de Palo

  • Catalina Noriega

  • Catalina Noriega
  • Mafias mexiquenses

Y no son las de la delincuencia organizada y su número exorbitante de feminicidios, de “trata de personas”, de extorsiones, asaltos y robos a domicilios y en el transporte público,  las que colocan al Estado en los primeros lugares de inseguridad, a nivel nacional. No, también tiene a la “mafia de Atracomulco” y a la de un panismo, que ha sido una auténtica lacra.

Si se pudiera medir con exactitud a la corrupción, el PRI y el PAN se darían un quien vive. Ni qué decir de los munícipes del PRD, que para colmo llegaron “hambreados” e inconformes con llevarse “un plato de lentejas”. El trío de fuerzas políticas han sido nefastas para la vida de los mexiquenses.

El Sol Azteca, dividido y con constantes rencillas internas, cayó hasta el fondo. Los otros dos se juegan, el cuatro de junio, el boleto para la rifa del 18. Según las encuestas los candidatos arrancan a tercios iguales. Alfredo del Mazo por el Tricolor, Josefina Vázquez Mota, del blanquiazul y Delfina Gómez, de Morena.

Vázquez Mota, precandidata, espera quitarse el “pre” esta semana, cuando la encumbre la flor y nata de su partido. No acababa de animarse: el golpazo al perder las presidenciales del 2012, la noqueó. Mandó al partido al tercer lugar y vivió una campaña preñada de traiciones y obstáculos, provenientes del “fuego amigo”.

La travesía que inicia tampoco parece depararle aguas tranquilas. La mafia panista mexiquense quería el lugar que ocupará y sin duda, le va a hacer la vida de cuadritos.

Por un lado, el exalcalde de Naucalpan, José Luis Durán y su grupo; por el otro, el exalcalde de Tlalnepantla, Ulises Ramírez, bajo el padrinazgo del recién “ex” de Puebla, Rafael Moreno Valle.

De ambos panistas locales se comentó, hasta la ignominia, la inmundicia de sus gestiones. Durán, dedicado a la construcción, cimentó una fortuna, aunque mejoró sobre todo la tramitología, en beneficio de los naucalpenses.

Ulises Ramírez, priísta remiso que, en 1995 cambió la camiseta roja por la azul, es piedra de escándalo. Sus mismos compañeros de membrete lo acusaron de un enriquecimiento inexplicable. Lo señalaron propietario de una avioneta, que costó 600 mil dólares, una mansión en la Zona Esmeralda (como de 15 millones), un departamento de lujo en Acapulco y terrenos.

Supo hacerse de equipo y beneficiar a los de su alrededor, hasta forjar un círculo cerrado que controla al panismo regional. Durán le ha hecho la contra, pero el poderío del caciquil Ramírez parece inamovible.

Esta escisión es la que parecía detener las aspiraciones de Vázquez Mota, temerosa de la reacción de quien se considera el propietario de las siglas en la entidad y representa los intereses para el 18, de Moreno Valle.

En el Estado de México se juega el paso previo a Los Pinos. Será una elección cerrada y reñida, en la que, al PRI le será insuficiente su voto duro y se las verá negras con un candidato de poco arrastre.

En el blanquiazul ocurrieron sucesos inéditos. Habría que recordar, en el año del 2002, el homicidio de su regidora en Atizapán, María de los Ángeles Tamés, idealista joven de 28 años, que amenazó con hacer públicas las corruptelas de la gestión panista (alcalde Antonio Domínguez, compinche del entonces senador Carlos Madrazo). Jamás se esclareció, a pesar de descubrirse un aparato de espionaje montado por las propias autoridades.

Delfina Gómez es una maestra de primaria, exalcaldesa de Texcoco y súbdita incondicional de López Obrador.

Entre semejantes “lumbreras” habrá que elegir. Compadezco a los mexiquenses.
catalinanq@hotmail.com

@catalinanq