imagotipo

Cuentas claras

  • Carolina Navarrete

Se mantienen las expectativas

A pesar de la volatilidad e incertidumbre en los mercados internacionales, los analistas privados consultados por el Banco de México prácticamente han mantenido sin cambio sus expectativas en cuanto a la inflación, el crecimiento económico y la paridad de nuestra moneda frente al dólar.

De acuerdo con los resultados de la última encuesta, la inflación para este año la ubican en 3.19 por ciento y en 2017 en 3.35 por ciento, cifras ligeramente inferiores a las reportadas hace un mes, cuando la expectativa era de 3.30 y 3.41 por ciento, respectivamente.

Esto refleja que los especialistas del sector privado confían en que el Banco de México mantendrá bajo control la inflación en este año, basta señalar que en la primera quincena de abril la inflación general anual fue de 2.6 por ciento, por debajo de la meta de 3 por ciento.

En cuanto al crecimiento económico, para este año esperan que el incremento en el Producto Interno Bruto sea de 2.41 por ciento, tasa ligeramente mayor a la estimada en la encuesta de marzo, cuando la ubicaron en 2.40 por ciento.

Para el próximo año, los analistas privados estiman que el crecimiento económico será de 2.86 por ciento y en 2018 de 3.22 por ciento. Además, se espera que México mantenga un promedio de crecimiento moderado, ya que para el período de 2017 a 2026 se proyecta un aumento del PIB de 3.23 por ciento en promedio.

Es evidente que estas no son las tasas de crecimiento económico que se desean para el país, pero es importante ponerlas en un contexto de problemas económicos en buena parte del mundo, señaladamente en varios países de América Latina que no solamente no están creciendo, sino que enfrentan recesión, algo que está muy lejos para nuestra nación.

Las expectativas de crecimiento de la economía mundial siguen a la baja y el comercio internacional muestra estancamiento, lo que se refleja en la recuperación de las economías avanzadas; por ejemplo, en Estados Unidos la economía estuvo débil en el primer trimestre, ubicándose por debajo de lo esperado, por lo que se anticipa que las alzas en las tasas de interés serán graduales en este año.

Y no se descartan más episodios de volatilidad financiera internacional en el transcurso del año, porque si bien es cierto que los precios internacionales del petróleo se han recuperado, es mayor la oferta que la demanda; aunado a esto, puede haber movimientos desordenados en las tasas de interés internacionales.

No se descarta que haya un deterioro en el entorno internacional que provoque la depreciación desordenada del tipo de cambio, lo que puede afectar la inflación, por lo que las autoridades financieras deben estar más que vigilantes para actuar de manera inmediata.

****

El mes pasado, el Banco de México anunció la transferencia de más de 239 mil millones de pesos al Gobierno Federal por su remanente de operación del año pasado. De acuerdo con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, el 70 por ciento de esos recursos (167 mil millones de pesos) serán para amortizar deuda pública y reducir los requerimientos de financiamiento en este año.

La semana pasada, con estos recursos, la Secretaría de Hacienda hizo una recompra de deuda por 97 mil 954 millones de pesos. Por la alta demanda de los inversionistas, sólo aceptaron las posturas que estuvieron a precio de mercado.

Lo importante es que se mejora el perfil de vencimientos de la deuda del Gobierno Federal y se fortalecen las finanzas públicas, lo que es indispensable para que haya crecimiento económico.

caro.navarrete@yahoo.com.mx