imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Riesgos latentes

 

La aprobación en la Cámara de Diputados de recursos adicionales por 51 mil 380 millones de pesos en la Ley de Ingresos del 2017, ha generado puntos de vista diferentes. Los legisladores consideran que es “responsable y congruente”, pero los empresarios advierten que se alejará la meta de lograr un superávit primario equivalente al 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto.

Más de una tercera parte de los recursos adicionales aprobados por los diputados se deben a ajustes en los ingresos petroleros, porque aumentaron la estimación del tipo de cambio de 18.20 a 18.62 pesos por dólar y, al mismo tiempo, elevaron la plataforma petrolera de mil 928 a mil 947 millones de barriles diarios.

Con estos dos factores se lograría un incremento de 17 mil 369.9 millones de pesos respecto a la propuesta del Ejecutivo, mientras que por una mayor recaudación de ingresos tributarios y no tributarios se obtendrían 34 mil 10.3 millones de pesos adicionales.

Los diputados argumentan que con estos ingresos adicionales se podrán atender las necesidades más urgentes del país, Es cierto, los recursos son escasos para poder satisfacer los requerimientos de todos los mexicanos, pero aumentar las estimaciones de los ingresos puede tener un costo.

De acuerdo con los especialistas, si se hace realidad el nuevo valor en el tipo de cambio del peso contra el dólar, esto permitiría tener ingresos adicionales por la exportación petrolera, pero de manera paralela habría un impacto en la importación de gasolinas y se incrementaría el costo del servicio de la deuda, porque se tienen que pagar más pesos por cada dólar.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado estima que si las importaciones de gasolina se elevan a 62 por ciento y se toma en cuenta la corrección en el tipo de cambio que hicieron los diputados, el costo adicional por estas compras puede ser cercano a 25 mil millones de pesos, mientras que el costo de la deuda externa del sector público sería mayor en casi 6 mil millones de pesos.

Todo esto puede hacer que no se cumpla el superávit primario, lo que es fundamental para mantener una buena calificación de la deuda soberana del país, factor fundamental que permite atraer nuevas inversiones.

Y si las cosas se llegan a complicar, no se descartaría un recorte presupuestal en el curso del próximo año.

Por lo pronto, en estos últimos meses la economía mexicana reinició una expansión moderada y se espera que en lo que resta del año continúe esta tendencia, porque el consumo está creciendo, las exportaciones manufactureras también detuvieron la caída y la actividad industrial muestra cierta recuperación.

Sin embargo, hay riesgos; aunque no hay que perder de vista el comportamiento del mercado petrolero, el factor fundamental continúa siendo el proceso electoral en Estados Unidos, que es lo que mantiene la volatilidad en los mercados financieros.

Después del último debate entre los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump, en donde todos coincidieron que la ganadora del encuentro fue Clinton, el peso ha recuperado terreno, pero los riesgos continúan, sobre todo si consideramos la declaración posterior del magnate, quien dijo que reconocerá los resultados electorales siempre y cuando él gane.

Si pierde la elección el próximo 8 de noviembre y Donald Trump mantiene esta posición, puede haber complicaciones poselectorales, lo que puede tener afectaciones significativas en la actividad económica de Estados Unidos y, en consecuencia, en el potencial de crecimiento de la economía mexicana.
caro.navarrete@yahoo.com.mx