imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • La deuda pública, un gran reto

 

La deuda del sector público es un problema y por eso el objetivo del Gobierno es estabilizar su ritmo de crecimiento y reducir su monto como proporción del Producto Interno Bruto. Esto es fundamental para que las agencias calificadoras no reduzcan de nivel la deuda soberana de nuestro país, que tendría consecuencias negativas para la economía nacional.

De acuerdo con la información más reciente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la deuda neta del sector público se ubicó en 47.6 por ciento del Producto Interno Bruto al cierre del tercer trimestre del año, pero se estima que para diciembre podría colocarse en niveles de 50.5 por ciento del PIB.

El crecimiento de la deuda ha sido constante en los últimos años. En diciembre del 2014 la cifra representaba el 38.6 por ciento del Producto Interno Bruto, al año siguiente se ubicó en 43.2 por ciento y ahora está en niveles que rebasan el 47 por ciento.

En pesos, la deuda total del sector público ascendió a nueve billones 115 mil 65.7 millones, lo que significa que respecto a diciembre del año pasado registró un crecimiento de 954 mil 475.8 millones de pesos y si la comparamos con el cierre del 2014 entonces reporta un aumento de dos billones 167 mil 619.3 millones de pesos.

En el caso de la deuda interna, esta sumó en septiembre cinco billones 591 mil 947.4 millones de pesos, contra cinco billones 379 mil 857.1 millones de pesos al cierre del año pasado; es decir, en nueve meses aumentó en 212 mil 90.3 millones de pesos. Como proporción del PIB pasó de 28.5 por ciento en diciembre a 29.2 por ciento en septiembre.

La deuda externa del sector público se incrementó de 161 mil 609.5 millones de dólares en diciembre del año pasado a 180 mil 670.9 millones de dólares en septiembre de este año, lo que representa un crecimiento de 19 mil 61.4 millones de dólares en nueve meses.

Como proporción del Producto Interno Bruto, la deuda externa neta del sector público se incrementó de 11.9 por ciento en 2014 al 14.7 por ciento en 2015 y al 18.4 por ciento en septiembre de este año.

El comportamiento de la deuda tiene una explicación muy sencilla, en la medida en que los ingresos son bajos y los gastos son altos, es necesario recurrir al endeudamiento. Si los ingresos petroleros se han desplomado en los últimos años y los gastos han sido crecientes, lo lógico es que aumente la deuda.

El Gobierno ha aplicado recortes en el gasto en los años recientes, pero esto no ha sido suficiente, de ahí que la estrategia de consolidación fiscal planteada para el próximo año busca disminuir las necesidades de financiamiento neto del sector público, para que se tenga una trayectoria sostenible de la deuda pública.

Pero también se trabaja para tener un financiamiento con costo y riesgo adecuado, para que baje el impacto en las finanzas públicas cuando se registre volatilidad en los mercados financieros internacionales, que ha sido la constante de los últimos tiempos.

Además, se han realizado operaciones para refinanciar pasivos en los mercados internacionales, para pagar anticipadamente vencimientos de obligaciones en moneda extranjera programadas para el próximo año, sin contratar endeudamiento adicional.

El reto que tiene el Gobierno federal en esta materia es importante, sobre todo cuando prevalece la incertidumbre y volatilidad en los mercados financieros internacionales, por eso es fundamental mantener un buen nivel de calificación, que permitirá que los mercados mundiales sigan confiando en nuestro país.
caro.navarrete@yahoo.com.mx