imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • El PIB y los capitales

Como se esperaba, luego del triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, el Banco de México ajustó su pronóstico de crecimiento de la economía nacional a niveles de 1.8 a 2.3 por ciento para este año y de 1.5 a 2.5 por ciento para el próximo año.

Pero podría haber un nuevo ajuste, una vez que se conozcan las políticas que implementará el próximo mandatario estadounidense, pues en este momento no hay suficiente claridad y lo que predomina es la incertidumbre sobre las decisiones que tomará el gobierno que asumirá funciones en enero.

Una de las decisiones más importantes es la que se refiere a la política fiscal que va a seguir Trump, pues se cree que en su gobierno se tendrá más emisión de deuda, lo que provocará un mayor aumento en las tasas de interés en Estados Unidos.

Además, no hay que olvidar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, porque las modificaciones que pueda hacer Donald Trump tendrá un impacto significativo en la economía mexicana.

La buena noticia es que México no ha registrado grandes salidas de capitales por la volatilidad en los mercados financieros internacionales; como suele ocurrir, cuando hay incertidumbre salen recursos de países emergentes, que buscan la seguridad en economías fuertes.

El último reporte de la balanza de pagos indica que en inversión de cartera tiene un saldo positivo de 14 mil 473 millones de dólares al mes de septiembre, resultado de pasivos por 16 mil 375 millones de dólares y activos negativos en tres mil 170 millones de dólares.

En el caso del sector público, la inversión de cartera en valores emitidos en el exterior reporta un saldo de 16 mil 375 millones de dólares en los primeros nueve meses del año, mientras que en el mercado de dinero hay un saldo negativo de cinco mil 602 millones de dólares.

En el caso específico del mercado de dinero, la inversión en el primer trimestre fue negativa en cuatro mil 336 millones de dólares y en el segundo trimestre en siete mil 32 millones de dólares; sin embargo, en el tercer trimestre hubo un ingreso de cinco mil 766 millones de dólares.

Cuando presentó el informe de inflación, el pasado miércoles, el gobernador del Banco de México dijo que la inversión extranjera en el mercado de deuda interna (Cetes, Bonos, Udibonos y Bondes) se ha mantenido e incluso ha crecido en el margen.

Y esto se debe a que hay confianza en los fundamentos de la economía, en el compromiso de las autoridades de ajustar los fundamentos y en el hecho de que estamos enfrentando a un fenómeno que está afectando prácticamente a todas las economías.

Se cree que es baja la posibilidad de que haya una salida de capitales de México, porque se ha ampliado el diferencial de tasas de interés entre los bonos de México y Estados Unidos, porque aquí en México los rendimientos han subido más que en el vecino del norte.

Y es posible que en este mes de diciembre y los primeros meses del año próximo sigan aumentando las tasas de interés en nuestro país, a fin de anclar las expectativas de inflación y contribuir a la estabilidad financiera.

En este entorno, el tipo de cambio ha servido como un amortiguador. El dólar interbancario avanzó 23 centavos durante la semana pasada; en el mercado libre el tipo de cambio cerró la semana en niveles cercanos a los 21 pesos por dólar.

Pese a la volatilidad en el mercado cambiario, el gobernador del Banco de México ha descartado la posibilidad de intervenir en el mercado cambiario, porque los choques son profundos y ahí lo importante es ajustar los fundamentos económicos.

caro.navarrete@yahoo.com.mx