imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Licitaciones y producción petrolera

Dos temas fueron fundamentales la semana pasada: la licitación de la Ronda 1.4, que permitirá un ingreso de divisas por 41 mil millones de dólares a lo largo de la vida de los contratos, y el acuerdo de los países petroleros de recortar la producción de crudo para reducir el exceso de oferta, que en los últimos dos años ha mantenidos bajos los precios del energético.

En la licitación de 10 contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos, correspondientes a la cuarta convocatoria de la Ronda Uno, en aguas profundas del Golfo de México, se asignaron ocho contratos a seis licitantes (12 empresas de gran capacidad y prestigio internacional). Con ello, se duplicó la meta de éxito planteada por las autoridades de asignar el 40 por ciento de los campos licitados.

El Estado recibirá entre el 59.8 y el 66.1 por ciento del valor de las utilidades de los proyectos, pero habrá un esquema fiscal progresivo, por lo que se tendrá un mayor porcentaje de la utilidad si se observan mejores precios en hidrocarburos o si se descubren volúmenes superiores a los previstos. Se estima que la inversión total podría llegar a 34.4 mil millones de dólares.

Además, la empresa BHP Billiton será socia de Pemex para llevar a cabo actividades petroleras en el bloque Trión; en este caso la oferta de recursos fue de 624 millones de dólares y habrá una regalía adicional de cuatro por ciento. Bajo este esquema de asociación, Pemex complementará su inversión, compartirá riesgos, acelerará su acceso a tecnologías de punta y asimilará las mejores prácticas de la industria.

El Estado, incluyendo los beneficios del Gobierno federal y de Pemex, recibirá 72.4 por ciento del valor de la utilidad del proyecto. El Fondo Mexicano del Petróleo para el Desarrollo y la Estabilización recibirá un bono inmediato por 62.4 millones de dólares, y Pemex no deberá incurrir en gastos hasta que se hayan cubierto mil 974 millones de dólares en el proyecto.

De acuerdo con el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, estas licitaciones permitirán una generación de casi 400 mil empleos directos e indirectos; además, con estas licitaciones, Pemex pone dos pies de lleno en aguas profundas y ultraprofundas.

El presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda, estimó que dentro de una década estos contratos adjudicados podrían producir cerca de 900 mil barriles diarios de petróleo adicionales.

Con todo esto, queda claro que México sigue siendo un destino atractivo para la inversión productiva de largo plazo, más allá del entorno complejo que existe en el mercado internacional de hidrocarburos.

Y es que el petróleo se ha caracterizado por la caída en los precios, resultado del exceso de oferta. Afortunadamente, el sábado pasado los miembros de la OPEP y otros países ajenos al grupo, entre ellos México y Rusia, acordaron recortar la producción, luego de casi un año de discusiones en el seno de la OPEP.

Los países miembros de la OPEP tienen el compromiso de bajar la producción en 1.2 millones de barriles diarios y los once países fuera del grupo acordaron disminuirla en 558 mil barriles diarios, aunque el objetivo era hacer un recorte de 600 mil barriles por día.

Rusia bajará su producción en 300 mil barriles diarios y México hará lo propio en 100 mil barriles por día. Esta menor producción petrolera implicaría una baja en los ingresos, pero dicen que es considerando la declinación natural de los yacimientos y de conformidad con el plan de negocios de Pemex.
caro.navarrete@yahoo.com.mx