imagotipo

Cuentas claras

  • Carolina Navarrete

  • Liberalización de precios de gasolinas

En 2017 iniciará la liberalización del precio de las gasolinas y el diesel de forma gradual y ordenada. Habrá cinco etapas de apertura regional que permitirán la libre fluctuación de precios en todo el país y se tendrá competencia, pero irremediablemente habrá aumento de precios de los combustibles.

Como usted sabe, hasta ahora México sólo había tenido un proveedor. El resultado de esta estrategia fue la falta de incentivos para invertir en transporte y almacenamiento de combustibles, que provocó una infraestructura insuficiente y, por lo tanto, menor seguridad en el abasto de los energéticos.

Ahora se tendrá un mercado abierto y competitivo, donde varios jugadores llevarán el combustible a todo el territorio nacional. Habrá diversas marcas y tendrán que competir con base no solamente en el precio, sino también en el servicio y la calidad de las gasolinas.

Será a finales de marzo cuando inicie el proceso en los estados del norte del país, en donde está el 25 por ciento del consumo nacional; después seguirá el centro y occidente y finalmente la península de Yucatán.

En los lugares donde no se registre la liberalización, debido a que el proceso será gradual, la Secretaría de Hacienda establecerá los precios máximos que aplicarán a partir del primero de enero. Esto deberá hacerlo antes de que finalice este año.

Con la liberalización, los precios de las gasolinas estarán determinados por el precio del petróleo; los costos de refinación, transporte y almacenamiento; el margen comercial de venta; los impuestos y el tipo de cambio
vigente.

Fue en septiembre cuando se decidió adelantar la apertura del mercado de gasolinas a 2017, en lugar del 2018 como estaba previsto, pero en los últimos meses la situación cambió de manera significativa en dos factores fundamentales: la cotización del dólar y el precio del petróleo en los mercados internacionales.

Ahora el valor del dólar está en alrededor de 21 pesos, mientras que el precio del petróleo también se ha recuperado, por lo que se cree que los precios de las gasolinas podrían tener un aumento de 15 a 20 por ciento.

Y, como es natural, con el incremento en los precios de las gasolinas habrá repercusiones en la inflación, que se espera que sean de muy corto plazo, por lo que se estima que no habrá un efecto significativo en la meta de inflación del próximo año, que se ubicó en tres por ciento, más/menos un punto porcentual.

Pero mucho del comportamiento de los precios de las gasolinas dependerá de lo que ocurra con la paridad del peso frente al dólar que, a su vez, estará sujeta a lo que ocurra después del 20 de enero, cuando Donald Trump asuma la Presidencia de Estados Unidos.

Una parte favorable de la nueva estrategia en materia de combustibles se relaciona con las inversiones, pues con el nuevo esquema se esperan al menos 12 mil millones de dólares para el expendio de combustibles al público consumidor.

La Comisión Reguladora de Energía ya ha recibido solicitudes de permisos para almacenar, transportar y guardar petrolíferos y combustibles, lo que representará una inversión de dos mil 600 millones de dólares.

Además, los ferrocarriles tienen permiso para transportar hidrocarburos y petrolíferos; en este caso la inversión es de alrededor de mil 500 millones de dólares.

Y si hay más inversiones es posible que exista un mayor crecimiento económico y más generación de empleos. Esa es una parte favorable que no hay que olvidar.
caro.navarrete@yahoo.com.mx