imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Se complica el comercio mundial

Las expectativas del comercio internacional se ensombrecen cada día más. La amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a las importaciones que realiza Estados Unidos para proteger a su industria, tiene encendidas las luces de alerta en las economías mundiales.

En el caso de México, ya sabemos que quiere imponer un arancel a las exportaciones mexicanas y ese será el objetivo del Gobierno estadunidense en las próximas negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que iniciarán oficialmente en los próximos meses.

Aunque el presidente Trump insiste en que prefiere las negociaciones bilaterales, el TLCAN es tripartita y, por lo tanto, tendrán que negociar Estados Unidos, México y Canadá, aunque es obvio que algunos puntos tendrán que ser tratados de manera bilateral.

Por lo pronto, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ya adelantó que si Estados Unidos aplica el famoso impuesto fronterizo a los productos mexicanos que importe, entonces México fijaría aranceles a productos provenientes de la Unión Americana.

El Gobierno mexicano ya está realizando consultas con el Senado de la República y con empresarios mexicanos para preparar las negociaciones, que buscarán evitar al esquema de la aplicación de aranceles, porque eso implica un regreso al proteccionismo.

Como todos sabemos, la dependencia que México tiene en materia de exportaciones está en Estados Unidos, a donde se envía aproximadamente el 80 por ciento de las ventas externas; el comercio entre nuestro país y el vecino del norte ronda los 500 mil millones de dólares anuales.

La política proteccionista que quiere imponer el presidente Trump también ha generado preocupación en Europa. Volker Kauder, líder de los conservadores en el Parlamento alemán, cercano a la canciller Angela Merkel, ya dijo que Europa debería imponer aranceles a las importaciones de Estados Unidos si Trump toma esas medidas para proteger a su industria de la competencia extranjera.

Y destaca el caso de Alemania porque Trump amenazó a las automotrices alemanas con un impuesto fronterizo a los vehículos importados. Todas estas amenazas son para que las empresas se instalen en Estados Unidos y esto ayude a crear más empleos.

Kauder dijo que los funcionarios alemanes tienen que recordar a Washington que las guerras comerciales en el pasado ya han mostrado que las partes pierden con tales medidas. Y si Trump aplica aranceles punitivos, Europa deberá reaccionar de la misma manera.

La pregunta es si el presidente Trump finalmente logrará aplicar políticas proteccionistas o solamente son amenazas para presionar a México en las negociaciones del TLCAN. Si aplica consigue que el Congreso de Estados Unidos avale las  medidas proteccionistas, entonces no hay duda de que vendrá una guerra comercial.

Mientras tanto, el Gobierno mexicano trabaja para fortalecer las relaciones comerciales que tiene con otros países para enfrentar una posible salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Si Estados Unidos sale del Tratado, entonces se suspenderían las importaciones de ese país y se buscarían los productos con otros socios
comerciales.

Lo cierto es que algunas inversiones no se han concretado porque esperan la conclusión de las negociaciones del TLCAN, pero la espera será larga; se cree que, si las cosas avanzan bien, podrían concluir a finales de este año o en los primeros meses del próximo.
caro.navarrete@yahoo.com.mx