imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • ¿Flexibilidad de Estados Unidos?

No cabe duda que mucho de lo que pasa en la paridad de nuestra moneda frente al dólar tiene que ver con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. El viernes pasado impulsaron al peso las declaraciones del Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, quien habló de negociaciones sensatas.

La posibilidad de que exista una postura más flexible por parte del Gobierno de Donald Trump, fue muy bien recibida por el mercado, por lo que el dólar spot se ubicó por debajo de los 20 pesos y cerró en 19.54 pesos y en ventanilla bancaria la paridad fue de 19.85 pesos por dólar. Así, en un solo día, el peso se recuperó más de 2 por ciento.

Y es que el funcionario estadounidense declaró que un acuerdo “sensato” en la renegociación del Tratado podría impulsar al peso mexicano. Esto sorprendió a los mercados porque es la primera vez que un alto funcionario del gobierno de Trump se refiere a la situación del peso y la posibilidad de un mejor comportamiento.

Wilbur Ross recalcó que la primera prioridad comercial de la administración de Donald Trump es renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y dejó abierta la posibilidad de que se logre un acuerdo sensato, aunque Trump ha dicho que ha sido el peor acuerdo comercial de la historia de Estados Unidos.

Ross dijo que las prioridades serán ajustar las normas de denominación de origen, que determinan cuántos productos puede entrar de países que no son miembros del TLCAN, pero que se benefician del acuerdo; facilitar las exportaciones estadounidenses a otros países, eliminando las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio y evitar que entren bienes subsidiados de forma ilegal.

Pero también recalcó que en las negociaciones para modernizar el TLCAN se abordarán mecanismos para asegurar que el tipo de cambio peso-dólar sea más estable y que los trabajadores mexicanos reciban mejores salarios.

Esto muestra la preocupación del gobierno de Estados Unidos de que un peso débil le reste eficacia a su política comercial, porque si se tiene un dólar caro, entonces disminuyen las importaciones de productos estadounidenses. Y esto de ninguna manera es conveniente para el vecino del norte.

Sobre el tema del tipo de cambio, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo que el peso se ha separado de los fundamentales de la economía por la preocupación e incertidumbre de la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Pero la declaración del Secretario de Comercio de Estados Unidos, quien habló de la posibilidad de un buen acuerdo comercial con México y que eso se podría reflejar en un tipo de cambio más apreciado.

El secretario Meade dijo que en la medida en que las incógnitas se vayan despejado, la incertidumbre se vaya disipando y se encuentren formas de preservar la relación entre México y Estados Unidos, es previsible que el peso se aprecie.

También dijo que México ha podido hacer frente a choques muy complicados y a pesar de todo, se ha tenido crecimiento económico, por lo que sería una mala estrategia posponer las decisiones de inversión a causa de la incertidumbre por la redefinición de la relación comercial con Estados Unidos.

Tiene razón Meade cuando afirma que, sin ninguna ambigüedad, México ofrece un enorme potencial y no solamente por la expectativa de crear un acuerdo sensible, sino por la necesidad de permanecer como una economía competitiva y con una plataforma atractiva.
caro.navarrete@yahoo.com.mx