imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Negociaciones del TLCAN

Todo indica que a mediados del año, o principios del segundo semestre, iniciarán formalmente las negociaciones para modificar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Y aunque al parecer el Gobierno de Estados Unidos ha suavizado un poco su postura, los próximos meses serán tiempos difíciles.

La semana pasada se reunieron los secretarios de Economía de México, Ildefonso Guajardo, y de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, como un primer acercamiento con miras a la futura negociación del acuerdo comercial, que es el centro de preocupación no sólo de México, sino de muchos países.

Después del encuentro, en una rueda de prensa, el funcionario mexicano expresó su confianza de que las negociaciones formales inicien lo antes posible, aunque hay que esperar a los procedimientos que debe hacer el gobierno estadunidense.

Ross estimó que en un par de semanas el Gobierno presentará una carta formal para iniciar, en un plazo de 90 días, el proceso de negociación. Y es que antes de las conversaciones se tiene que consultar con los comités claves del Congreso, porque el Presidente Trump no puede tomar decisiones en esa materia sin antes consultar a sus legisladores.

Además, se trata de un acuerdo comercial que tiene vigencia desde hace más de 20 años y que hay coincidencia en que se requiere modernizarlo. El tema es difícil, porque las cadenas de producción y suministros entre México y Estados Unidos están relacionadas y podrían resultar afectadas, con un alto costo.

En el caso de nuestro país, México está listo para empezar las negociaciones a mediados del año, porque ya inició el proceso de consulta legislativa, y solo esperará a que Estados Unidos y Canadá terminen sus procesos para iniciar formalmente las negociaciones.

Lo que es un hecho, es que se dieron ya los primeros acercamientos entre los principales negociadores de los gobiernos de México y Estados Unidos, lo que puede dar certidumbre a los mercados sobre la relación con nuestro principal socio
comercial.

Y hay que destacar que el Gobierno de Estados Unidos pasó de un discurso de confrontación a otro más conciliador. Si las cosas marchan bien, probablemente estarían concluyendo las negociaciones a finales de este año o en el siguiente. Todo dependerá del rumbo que tomen las negociaciones, que definitivamente no tendrán un camino fácil.

Mientras tanto, ya se anunció que los gobiernos de ambos países iniciarán una nueva ronda de negociaciones para resolver una disputa por las exportaciones de azúcar de México a Estados Unidos, que se detuvieron la semana pasada para evitar sanciones del vecino del norte.

Fue en 2014 cuando Estados Unidos inició una investigación por dumping contra el azúcar mexicana y en diciembre de ese año se firmaron los acuerdos de suspensión, con los que México acordó un límite a sus exportaciones y a sus precios mínimos a cambio de que se frenara la investigación.

Con base en este acuerdo, en los primeros seis meses de la zafra no se debe exportar más del 55 por ciento del estimado del cupo, que para este período quedó en 870 mil 688 toneladas, pero a partir del próximo mes se podrán reanudar las exportaciones.

Precisamente hoy, el presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, Juan Cortina Gallardo, estará en una conferencia de prensa para abordar este tema. Algunos empresarios del ramo no descartan pedirle al gobierno que así como se ha frenado la exportación de azúcar a Estados Unidos, también se frene la entrada de la fructuosa al país.

caro.navarrete@yahoo.com.mx