imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Proyección económica

Realista, conservador y prudente, así es el escenario planteado por el Gobierno federal en los Pre-Criterios 2017, donde se establece un crecimiento para este año de entre 1.3 y 2.3 por ciento para este año, así como de 2.0 a 3.0 por ciento para el próximo, tasas que evidentemente no son las deseables, pero reflejan que habrá crecimiento, a pesar del difícil entorno internacional.

Y es que más vale ser prudentes que ser optimistas ante los posibles impactos de las políticas de Gobierno de Estados Unidos, principalmente en lo que se refiere a las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Hay que recordar que el viernes pasado el presidente Donald Trump firmó dos decretos para tratar de reducir el descomunal déficit comercial de Estados Unidos, que el año pasado alcanzó más de medio billón de dólares, así como exponer a los países y productos responsables de esta situación.

Trump ordena analizar mecanismos para recuperar aranceles que en su momento no fueron cobrados por falta de una correcta fiscalización a productos manufacturados en otros países con subsidios gubernamentales.

También se determinará qué países tienen un comportamiento inapropiado, acuerdos que no cumplieron los objetivos prometidos, relajamiento en la aplicación de normas, problemas con tipos de cambio y casos ante la Organización Mundial de Comercio.

Así es que en un plazo de 90 días el Gobierno estadunidense tendrá los resultados de ese análisis país por país y producto por producto; con base en eso, Trump tomará decisiones en materia comercial.

Aunque el principal país que ocasiona el elevado déficit comercial de Estados Unidos es China, según el secretario de Comercio estadunidense, Wilbur Ross, hay países que están potencialmente implicados, como México, Canadá, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón y Corea del Sur, aunque no sufrirán represalias de manera automática.

Así que se complica el panorama internacional en materia comercial, pues varios países podrían resultar afectados por la nueva política comercial que adoptará Estados Unidos. Frente a esto, la mejor opción para nuestro país es diversificar el comercio exterior y en esto ya están trabajando las autoridades federales.

Siguiendo con los Pre-Criterios, se espera a finales de este año un tipo de cambio de 19 pesos por dólar, un precio promedio anual de la mezcla mexicana de exportación de petróleo de 42 dólares por barril y una plataforma de producción de un millón 947 mil barriles diarios.

Para el 2018 se espera un tipo de cambio de 19.1 pesos por dólar, un precio del petróleo de 46 dólares por barril y un aumento en la plataforma de producción de petróleo a 2 millones 006 barriles diarios, aunque se prevé una baja en las exportaciones de 54 mil barriles diarios.

En inflación, se proyecta este año una tasa de 4.9 por ciento, por lo que se rebasará el objetivo de 3 por ciento, más/menos un punto porcentual, aunque para el próximo año ya se regresará a la meta de 3 por ciento.

Vale la pena destacar que por primera vez desde 2008, en este año se obtendrá un superávit primario del 0.5 por ciento del Producto Interno Bruto y se espera que el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público, que es la medida más amplia de la deuda pública, sea de 49.5 por ciento del PIB, sin considerar los 321 mil 653 millones de pesos que el Banco de México entregó a la Secretaría de Hacienda por el Remanente de Operación de Banco de México del ejercicio 2016.
caro.navarrete@yahoo.com.mx