imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Cambian expectativas

Hasta hace poco tiempo, el mundo estaba ensombrecido por la amenaza del proteccionismo. El autor de este temor generalizado era el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien hablaba continuamente de imponer aranceles a las importaciones para proteger a la industria estadunidense. Esto hacía prever la posibilidad de que surgiera una guerra comercial y se desacelerara el crecimiento económico mundial.

Sin embargo, las cosas parecen haber cambiado; ahora el discurso estadunidense se ha moderado y funcionarios de la Casa Blanca han dicho en varias ocasiones que tanto México como Estados Unidos se beneficiarían de una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, lo que modifica las expectativas que se tenían.

Por ejemplo, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, ha dicho que reformar el Tratado podría significar una victoria para los dos países, mientras que el secretario de Comercio, Wilbur Ross, cree que al final se logrará un acuerdo razonable.

Incluso, el líder del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro, ha mencionado que quiere que Canadá, México y Estados Unidos se conviertan en una potencia manufacturera mundial; obviamente, esto se lograría si se mantiene en el futuro el acuerdo
trilateral.

Por todo ello, la expectativa es que lleguen a buen término las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, lo que se ha reflejado en un mejor comportamiento de los mercados financieros y en una evolución favorable del tipo de cambio del peso frente al dólar.

Por eso es que el secretario de Comercio, Ildefonso Guajardo, dice que se siente esperanzado porque Estados Unidos se ha alejado de la retórica de más proteccionismo. Y este cambio en el discurso estadunidense hace prever que las conversaciones para modernizar el TLCAN podrían concluir a inicios del próximo año.

Sin embargo, todo depende de que el Gobierno de Donald Trump realice a tiempo la notificación al Congreso de su país para que las negociaciones puedan iniciar a finales del próximo mes de julio. Y esta notificación todavía no se lleva a cabo.

Se cree que cuando el Congreso de Estados Unidos regrese a sesiones, será notificado a finales de abril, por lo que las negociaciones podrían comenzar a finales de julio. Si las cosas marchan bien, es posible que después de seis meses de negociaciones se tengan los cambios y éstos puedan ser enviados al Poder Legislativo.

Pero no cabe duda que las negociaciones no serán fáciles y uno de los más difíciles será negociar el porcentaje promedio de insumos automotores que se deben fabricar en la región de América del Norte. Sería extremo elevarlo al 95 por ciento, pero es posible que aumente de 62.5 a 70 por ciento.

Mientras avanzan los tiempos para la renegociación del TLCAN, la semana pasada México concluyó en Bruselas, Bélgica, la tercera ronda de negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio México-Unión Europea. Este Tratado ha permitido que el comercio entre México y el bloque europeo haya pasado de 18 mil 500 millones de dólares a 61 mil 600 millones de dólares entre 1999 y el 2016.

En esta ronda se avanzó en los temas de acceso a mercados de bienes, reglas de origen, facilitación del comercio, competencia, obstáculos técnicos al comercio, contratación pública, comercio de servicios, inversión, comercio y desarrollo sustentable, energía y materias primas, así como mejoras en el proceso de diferencias comerciales.
caro.navarrete@yahoo.com.mx