imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Nuevas presiones

El valor del peso frente al dólar está en un sube y baja constante, presionado por los declaraciones en Estados Unidos relacionadas con el Tratado de Libre Comercio para América del Norte y por los resultados en materia de empleo en el vecino país del norte, que hacen muy probable que en la próxima reunión de la Reserva Federal se determine un nuevo incremento en las tasas de interés estadunidenses.

Primero, con las declaraciones del presidente Donald Trump de que se mantendría su país dentro del TLCAN y se buscaría un buen acuerdo que beneficiara a los tres países, resultado de las llamadas telefónicas con el presidente Enrique Peña Nieto y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el valor de nuestra moneda se recuperó frente al dólar.

Pero después vinieron otras declaraciones del secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, quien dijo que tan pronto como los procesos legislativos lo permita, Estados Unidos negociará con México y Canadá con un objetivo probable de generar dos tratados bilaterales, en lugar del tratado trilateral. Es decir, se partiría en dos el acuerdo comercial.

Ross dijo que los acuerdos bilaterales serían simétricos y no se comenzaría de cero, porque se tienen cadenas de suministro y todo lo que se ha construido desde que inició el Tratado, pero fue contundente al considerar que el TLCAN, en el mejor de los casos, es un acuerdo obsoleto porque las economías de los tres países son muy diferentes de lo que eran cuando inició el acuerdo comercial.

Un acuerdo bilateral no beneficiaría a nuestro país, porque posiblemente el acuerdo no sería simétrico y aumentaría el tiempo de negociación, además de que el objetivo del Gobierno estadunidense es tener un mayor poder de negociación en las disputas comerciales.

Sea como sea, vienen tiempos complicados porque una vez que inicien las negociaciones será difícil la posición del Gobierno estadunidense, sobre todo si consideramos que en el primer trimestre de este año México tuvo un superávit comercial con Estados Unidos de casi 17 mil millones de dólares, el mayor para un periodo similar hace más de 30 años. Esto es porque las exportaciones mexicanas a ese país crecieron en 7.3 por ciento.

En el mes de marzo la balanza comercial entre los dos países fue superavitaria para México en más de 7 mil millones de dólares, la mayor ganancia para un mes de marzo desde que se tiene registro, derivado del aumento mensual de 13.4 por ciento de las compras de productos mexicanos, contra un incremento de 8.7 por ciento en las ventas estadunidenses.

Estados Unidos tuvo en marzo un déficit comercial con el mundo de más de 200 mil millones de dólares, 6.7 por ciento mayor a tasa anual. Este resultado hará que el Gobierno de ese país busque mejorar su comercio con el mundo y, por lo tanto, endurecerá posiciones en materia comercial.

Como ejemplo, Estados Unidos impuso a finales de abril un arancel de casi 20 por ciento a las compras de madera de coníferas canadienses. En respuesta, el primer ministro de Canadá dice que estudia impedir que empresas estadunidenses transporten vía marítima carbón termal desde puertos en la provincia de Columbia Británica; y se habla de imponer aranceles sobre las exportaciones de Oregon.

Por si el tema comercial fuera poco para causar volatilidad en el mercado cambiario, hay que sumar la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos aumente la tasa de interés en la reunión de junio, porque la inversión ha aumentado y la tasa de desempleo está en el menor nivel de casi diez años.
caro.navarrete@yahoo.com.mx