imagotipo

Cuentas claras

  • Carolina Navarrete

En agosto inicia renegociación del TLCAN

Después de meses de incertidumbre, finalmente el gobierno de Donald Trump notificó a su Congreso su intención de iniciar las negociaciones con México y Canadá para modernizar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte, que arrancarán formalmente en el próximo mes de agosto.

Este hecho permitió que disminuyera la volatilidad en el tipo de cambio de nuestra moneda frente al dólar, al igual que la incertidumbre sobre la renegociación del TLCAN. Sin embargo, hay que estar preparados, porque en el curso de las negociaciones habrá fuertes presiones y retornará la volatilidad cambiaria.

Para México, los beneficios del acuerdo trilateral son innegables. El país se transformó, era uno al inicio del tratado y ahora es otro. La muestra es que México dejó de ser un país eminentemente exportador de petróleo para vender al extranjero otro tipo de productos, principalmente manufacturas.

La composición de las exportaciones mexicanas cambió, pero desafortunadamente están fuertemente concentradas hacia el mercado de Estados Unidos, por eso la importancia de que se logre una buena renegociación con nuestros vecinos del norte.

Lo ideal sería que el proceso de negociación sea constructivo y permita incrementar la cooperación y la integración económicas, así como fomentar la competitividad de la región; sin embargo, alcanzar una buena negociación no será tarea fácil, sobre todo si consideramos la línea discursiva que ha seguido Trump desde su campaña a la Presidencia de Estados Unidos a la fecha actual.

Por eso desde febrero el gobierno mexicano inició su proceso de consultas internas con los sectores productivos, pero los funcionarios también se han mantenido muy activos en reuniones con líderes políticos y empresariales de Estados Unidos, para destacar las bondades del TLCAN.

En días pasados, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, se reunió con su homólogo del Departamento de Comercio, Wilbur Ross, con quien revisó el calendario de la negociación, a partir de la confirmación Robert Lighthizer como representante Comercial de los Estados Unidos.

Pero Guajardo también se reunió con líderes del sector privado de Estados Unidos, como los del Consejo de Empresarios, la Cámara de Comercio, el Consejo Nacional de Comercio Exterior y la Asociación Nacional de Manufactura, a quienes pidió redoblar esfuerzos para promover activamente los beneficios que el TLCAN le ha brindado a la región.

Vienen meses difíciles, todo lo que se diga alrededor de la negociación del Tratado tendrá impacto en la paridad del tipo de cambio del peso frente al dólar. Como ha ocurrido, los episodios de mayor volatilidad cambiaria han sido por la incertidumbre respecto a la postura de Estados Unidos en materia comercial. El problema es que cuando el peso se deprecia, se tienen repercusiones negativas en los niveles de inflación.

Considerando esta situación y el próximo incremento en las tasas de interés de Estados Unidos, previsto para el próximo mes de junio, el Banco de México decidió elevar la tasa de referencia en un cuarto de punto porcentual, para ubicarla en 6.75 por ciento anual.

Las decisiones de subir las tasas de interés deben ser sumamente cuidadosas, porque aumentar el costo del dinero puede tener un efecto negativo en el crecimiento de la economía, que en el primer trimestre del año siguió creciendo a un ritmo parecido al del último trimestre del año pasado.

Lo que se debilitó en los primeros tres meses de este año fue la inversión, por la incertidumbre respecto a las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos. Si todo avanza bien, se fortalecerá la inversión privada.

caro.navarrete@yahoo.com.mx