imagotipo

Cuentas Claras

  • Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete
  • Buena evolución en las finanzas públicas

Las finanzas del sector público evolucionan de manera sólida. En el primer cuatrimestre hubo un superávit de 177 mil millones de pesos, que se comparan muy favorablemente con el déficit de 116 mil millones de pesos que habían registrado en el mismo período del año anterior.

Es cierto que el remanente de operación del Banco de México por 239 mil millones de pesos fue un factor fundamental para que hubiera dicho superávit, pues el 70 por ciento de estos recursos se destinaron a disminuir deuda pública y el resto a la adquisición de activos financieros.

Pero los ingresos presupuestarios tuvieron un comportamiento favorable. Si se excluye el remanente de operación del Banco de México, los ingresos aumentaron 16.2 por ciento, a pesar de que los petroleros continuaron cayendo. En el primer cuatrimestre bajaron 6.6 por ciento porque tanto el precio como la producción de petróleo han seguido descendiendo.

El precio promedio de exportación de petróleo mexicano muestra una caída de 43.5 por ciento con respecto en comparación con el mismo período del año pasado, mientras que la plataforma de producción tiene una baja de 3.1 por ciento.

Lo malo es que en el tema petrolero las expectativas no son favorables, porque no hay forma de que disminuya la producción mundial de petróleo, que supera con creces la demanda del energético, lo que mantiene deprimidos los precios del crudo.

Se espera que al cierre del año las coberturas petroleras que se contrataron compensen en buena medida los menores ingresos petroleros; en este punto, las autoridades tendrán que valorar si se mantiene o no el esquema de coberturas para el próximo año.

Volviendo al tema de las finanzas públicas, la recaudación de impuestos no petroleros tuvo un comportamiento favorable y creció 7.5 por ciento real. En el sistema renta, el aumento fue de 9.7 por ciento, en el IEPS de 6.6 por ciento, en el IVA de 4.0 por ciento y el impuesto a las importaciones de 13.8 por ciento.

Los ingresos tributarios no petroleros sumaron 960 mil millones de pesos y fueron mayores en más de 90 mil millones de pesos con respecto a igual lapso del año pasado, monto muy superior a la caída de 9 mil 547 millones que reportaron los ingresos petroleros, lo que permitió buenos resultados en las finanzas públicas.

Aunque la expectativa era que en la próxima reunión del 15 de junio la Reserva Federal de Estados Unidos decidiera aumentar la tasa de interés, ahora los mercados ven posible que esta decisión se de hasta septiembre.

Esto es porque en mayo se generó la menor cantidad de puestos de trabajo en casi seis años, lo que causa preocupación acerca del crecimiento económico de Estados Unidos y, por lo tanto, aleja la posibilidad de que la Reserva Federal aumente la tasa de interés.

La influyente presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, ha dicho que se requiere la creación de 100 mil empleos mensuales. La intención es elevar las tasas de interés cuando la creación del empleo y los datos económicos sean consistentes con un repunte del crecimiento.

Esto no está ocurriendo, por lo que es muy factible que se aplace la decisión de aumentar la tasa de interés. Recuerde usted que la Reserva Federal la elevó en diciembre pasado, por primera vez en casi diez años.

Postergar el alza en las tasas de interés en Estados Unidos dará un respiro a los mercados financieros internacionales. Si esto ocurre, bajará la presión sobre el peso, que durante la semana pasada registró pérdidas frente al dólar.
caro.navarrete@yahoo.com.mx