imagotipo

Cuidémonos

  • Hazael Ruíz Ortega

Protección Civil, respuesta a lo “esperado y no deseado”

Una de las prioridades de todo Gobierno es garantizar la protección de la integridad física, psicológica y patrimonial de sus habitantes, y de manera esencial a la población que vive en zonas con riesgos de desastres naturales, con gestión integral de los riesgos y buenas prácticas.

En este contexto… qué hacer para potencializar o acotar las consecuencias positivas o negativas de la interacción dinámica de cuatro elementos básicos: ¿esperado?, ¿inesperado?, ¿deseado?, ¿no deseado?

Para nuestro apunte, analicemos una tabla de 2 x 2 (esperado, inesperado) y (deseado, no deseado) y cuatro combinaciones posibles: 1) esperado y deseado, 2) esperado y no deseado, 3) inesperado y deseado, y 4) inesperado y no deseado.

Sin duda alguna, todas las combinaciones requieren de acciones en tiempo y forma. Por ejemplo, en el ambiente empresarial, quizá se prioricen las intersecciones “esperado y deseado” y lo “inesperado y no deseado” para las gestiones que deriven en “éxitos” y las que acoten las “crisis”.

Pero, para una cultura de protección civil, ante los desastres naturales (por ejemplo, las tormentas tropicales y los huracanes), meditamos que un solo escenario tiene un alto valor para la acción: “lo esperado y no deseado”, paradójicamente, parece ser, que la correcta prevención se construye en esa línea de pensamiento.

En este sentido, unas instituciones marcan los riesgos, se centran en la ciencia y la tecnología, recolectan tantos datos como sea posible, observaciones, intercambio de información e investigación acerca de previsiones meteorológicas y alertas tempranas, y transversalmente instituciones de protección civil desarrollan capacidades para generar protocolos y acciones del – antes, durante y después- que abonen a favor de la población.

Por cierto, un experto en protección civil menciona que con fundamento en pronósticos del Sistema Meteorológico Nacional, el 15 de mayo inició el tiempo de tormentas tropicales y huracanes en el océano Pacífico, se espera un total de 17 (ocho tormentas tropicales y nueve huracanes – cuatro intensos-). Mientras que en el océano Atlántico inician el día primero de junio, se pronostica 13 (siete tormentas tropicales y seis huracanes – dos intensos- ). Reflexionamos que el total de 30, es un reto de todos, desde la protección civil y en la perspectiva de nuestra tabla, califica de riesgos “esperados y no deseados” lo que permitirá actuar pertinentemente, gracias a la prevención.

De los participantes a las soluciones en 2016, el colectivo reconocerá, como en años anteriores, a la contribución activa y desinteresada de la sociedad civil, de los heroicos cuerpos de bomberos, de los electricistas, de la Defensa Nacional, la Marina, la Policía Federal y demás instituciones, guiadas por vigorosos equipos de protección civil hasta las más pequeñas unidades municipales, pero todas, cercanas a las personas para las acciones que logren los mejores resultados.

Y reconociendo avances, fue grato conocer el pasado 6 de mayo, en el marco de la conmemoración de 30 años del Sistema Nacional de Protección Civil, que México será la sede de la “V Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres” en 2017. Regresando a nuestra tabla una oportunidad “esperada y deseada”.

Para concluir, propiciemos la sensibilización en vulnerabilidades y riesgos, de la importancia de la herramienta denominada “Atlas de Riesgos”, de la corresponsabilidad y la resiliencia que permita a personas, familias y comunidades la capacidad de recuperarse frente a las adversidades y seguir construyendo su proyecto de vida.

hazael.ruiz@hotmail.com