imagotipo

Culpa o responsabilidad: ¿cómo identificarlas?

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

Tu culpa no es responsabilidad de otros, es tu propia responsabilidad, y para habilitarla se debe dejar de señalar culpables. (N. Luna)
Prestar atención a nuestros sentimientos no es una cultura consciente que se genere en este planeta. Expertos en conducta afirman que el ser humano los asume, al son que le toque un círculo de aprendizaje, ya sea en la experiencia o conocimiento. Los sentimientos cuando son autoreconocidos, inician un proceso de asimilación y la sensación de culpa es parte de ello. Para el psicoanalista Freud, “el sentimiento de culpa halla satisfacción en la enfermedad y no quiere renunciar al castigo del padecer. Freud también intentó darle un origen genético. En filosofía la culpa es el equivalente a una deuda moral pasada, presente y futura, así como una falta de ética familiar y económica no resuelta. Lacan describe la culpa como el ceder a un deseo inconsciente, que al hacerlo consciente provoca confusión y caos. Un ejemplo típico de lo anterior son las relaciones de pareja. Se dan cuenta después de años que la pareja no era la que esperaba y asumen una culpa, señalando culpables. Convirtiendo el presente y el futuro en algo aterrador. Propiciando historias ilusorias de cómo enfrentar tal descubrimiento y al no tener la herramientas para confrontarlo, se someten en una culpa que genera una agresión intangible, convertidos en mecanismos de defensa, ante su sociedad, llámese hijos, familia, amigos, jefe laboral, religión, poder o fama. Algunos mecanismos de defensa generados por la culpa son: Me echaste a perder mi vida, Nunca debí haberme enamorado de ti, te entregue todo, creí en ti, te di mi dinero y me has defraudado, como es posible que después de años me haya equivocado contigo, busca tu vida y déjame la mía, bien que sabias que yo era así no te hagas, como nunca me di cuenta. Miles de Frases que envuelven una culpa, que por naturaleza humana necesitan salir del cuerpo y la mente. Especialistas aseguran que cuando hay una catarsis de culpa, es necesario contenerla y vencerla con la “Responsabilidad”, palabra que millones dicen comprender, pero que sólo cientos de personas asumen. Psicólogos comparten que la conmoción de tener culpa, se trasciende con la llamada Responsabilidad. Esto se resume en ¿Que hice yo mal?, pregunta, que sugiere admitir y corregir para permitir una aceptación de ser una persona con errores que se pueden trascender y con ello se habilita “la responsabilidad de los actos”, Tomada dicha responsabilidad, se puede decir que es una acción digna de legar a las futuras generaciones. Los expertos describen que la culpa no solo procede de conceptos religioso, también puede generarse de cualquier medio social, poderoso o famoso. No hay instrucciones exactas para llevar al hombre a no sentir culpa y alejarlo de ella, ya que somos muchas mentes en sensaciones diferentes. Pero será un buen comienzo saber que la culpa solo es transitoria, siempre y cuando se tenga el valor de aplicar la responsabilidad de no señalar culpables, sino soluciones que lo alejen de una culpa permanente. La culpa daña a nuestros hijos, engrandece almas perversas, nubla el espíritu humano y la visión futura. Los sentimientos deben tener un bienestar social e individual y para alcanzarlo es necesario hacernos cargos de nuestras propias emociones sin bacilar. Les sugiero este libr:o “La culpa es de la vaca”.