imagotipo

Cultura de la participación en niños y jóvenes / José Roberto Ruiz Saldaña

  • José Roberto Ruíz Saldaña

El Instituto Nacional Electoral ha impulsado con otras instituciones, recientemente, dos programas en materia de participación cívica en niños y jóvenes. La consolidación de esos proyectos puede contribuir a generar resultados satisfactorios si consideramos que serán esas generaciones quienes asumirán y protagonizarán un necesario cambio de cultura política democrática.

El primer proyecto fue la instalación y operación de un establecimiento dentro de “Kidzania Cuicuilco”, en Ciudad de México, en el cual los niños y adolescentes que acuden ahí a aprender y entretenerse, pueden informarse sobre las funciones del INE, conocer algunas nociones básicas sobre ciudadanía y democracia, así como realizar actividades de simulación para obtener una credencial para votar y, sobre todo, participar en la organización y realización de una consulta.

En 2015, el Centro de Participación Ciudadana del INE en Kidzania atendió a 45 mil 843 niños y adolescentes. Es interesante observar que las niñas son quienes más participan. Por ejemplo, entre los 7 y los 10 años, 42 por ciento fueron niños y 58 por ciento niñas; mientras que de 11 años y más fueron 41 y 59,respectivamente. Asimismo, resalta que en la consulta que ellos mismos organizan, 40 por ciento manifestaron que respetar y cumplir las leyes es aquello que es necesario para lograr que en nuestro país mejore nuestra forma de convivir. Por otra parte, 35 por ciento manifestó que aprender a respetar los derechos de todas las personas y cumplir nuestras responsabilidades es aquello que pueden hacer niñas, niños y jóvenes para mejorar la convivencia en el lugar donde viven.

El otro proyecto, el cual se ha realizado en dos ediciones, es #JuventudActúaMX, impulsado por el INE junto con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, y tiene como propósito formar a jóvenes para que desarrollen competencias y puedan incidir en políticas públicas. Para ese propósito, se ha convocado a jóvenes entre 18 y 29 años, se les ha pedido que identifiquen un problema que aqueja a su comunidad, se les ha capacitado y se les ha guiado en la formulación de soluciones.

En su primera edición, #JuventudActúaMX logró resultados sustanciales y se concretaron proyectos en específico. Por ejemplo, Alejandra Contreras Casso, de Veracruz, incidió en políticas públicas en la Cuenca del Río Papaloapan, en materia del medio ambiente, a fin de evitar la contaminación del agua. De igual forma, jóvenes de Baja California lograron influir en el Congreso local para una reforma en materia de corredores biológicos, mientras que en Jalisco se trató de modificar el reglamento del Cabildo de Guadalajara para un Cabildo Abierto y lograr la participación activa y efectiva de la ciudadanía.

En la nueva Estrategia Nacional de Educación Cívica que debe emitir el INE este año, sin duda,se debe pensar en -y trabajar con- los niños y jóvenes para formar en ellos el hábito de la participación y el interés por los asuntos públicos y comunitarios. En ellos está la calidad e intensidad de la transformación social.

Consejero electoral del INE

@Jose_Roberto77                   joseroberto.ruiz@ine.mx