imagotipo

Cumple el INE con sus tareas encomendadas

  • Carlos Carvallo

El Instituto Nacional Electoral ha cumplido con su mandato legal de fiscalizar en tiempo real las campañas políticas que concluyeron este primero de junio. Sin embargo, los partidos políticos, los candidatos y los independientes han quedado a deber.

Hasta el 26 de mayo, es decir, cinco días antes del periodo de veda electoral, en el Sistema Integral de Fiscalización del INE se habían registrado ocho mil 62 candidatos de las 14 entidades con proceso electoral.

Resulta relevante mencionar que de este universo de contendientes políticos, el 53 por ciento no había registrado ningún movimiento en el sistema del INE. Es decir, de ocho mil 62 candidatos, cuatro mil 238 no han capturado registro alguno.

De esta forma, el árbitro electoral tiene pleno conocimiento y ha identificado a los candidatos omisos en el reporte de sus ingresos y gastos durante las campañas políticas.

El objetivo de la fiscalización no tiene como fin último sancionar a los partidos y a los candidatos, se trata de un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas en el uso de recursos públicos. La fiscalización no modifica votaciones, es un acto administrativo que se traduce en sanciones. De reportar en tiempo y forma, la fiscalización puede ser una herramienta aliada de los partidos e independientes.

Otro dato a destacar: al 26 de mayo, únicamente 77 candidatos, equivalente apenas al uno por ciento del total, habían registrado más de 51 operaciones.

Si vemos los datos desagregados, las coaliciones con cinco mil 959 operaciones, seguidas por el Partido Acción Nacional con cuatro mil 559 cuentan con el mayor número de registros entre los sujetos obligados para todos los cargos. Por su parte, el Partido Verde Ecologista de México es la fuerza política con el menor número de registros con apenas mil seis operaciones.

La entidad con mayor número de operaciones registradas es Sinaloa. Algunos Estados incrementaron significativamente el registro de operaciones, en el periodo comprendido entre el 20 y el 26 de mayo, como Veracruz, Tlaxcala y Oaxaca (entre el 100 y 270 por ciento). Sin embargo, continúan siendo las entidades con menor promedio de operaciones por candidato.

El próximo 5 de junio, 37.3 millones de mexicanos tienen la posibilidad de asistir a alguna de las 68 mil 38 casillas electorales que se instalarán en las 14 entidades. A unos días de la jornada electoral, el 99.97 de las casillas cuenta con los funcionarios requeridos, nombrados y capacitados para contar los votos de sus vecinos.

El INE ha desplegado todas sus capacidades institucionales y humanas para capacitar, fiscalizar, administrar el padrón y la lista de electores, ubicar el lugar dónde se instalarán las casillas, determinar la geografía electoral, además de fijar los lineamientos, criterios y formatos en materia de resultados electorales.

De lo que no puede ser responsable el INE es de la calidad de las campañas y de las propuestas de los partidos políticos y de los candidatos independientes. Al árbitro electoral le gustaría un debate de mayor altura.

La autoridad ya cumplió con su parte, ahora, es tarea de los ciudadanos reflexionar su voto, asistir a las urnas y elegir, de manera pacífica, a sus próximos gobernantes.

*Periodista y Asesor del Consejo General del INE