imagotipo

Desinformación | Punto de Vista | Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Bandera política. Frase de campaña. Autoelogio que es vituperio. Ignorancia de la trascendencia. Congresos que se lavan las manos. Empresarios temerosos. Es la síntesis, apretada, que se puede hacer de la importancia para muchos de la desindexación de los salarios mínimos que ya no será referencia de multas, hipotecas, créditos y más.

Un trabajo realizado por los equipos de redacción de 24 editoras de la OEM pone de manifiesto el poco interés que le brindaron gobernadores, diputados locales, presidentes municipales y representantes del sector privado a una medida que, desde las esferas del poder federal y del Distrito Federal, se festina como el primer paso para que los asalariados mejoren sus ingresos.

Nadie bien a bien explica cómo se beneficiarán quienes son empleados. Quizá la voz de Alejandro Encinas se apegue un y tanto a la realidad. Dice: los resultados de esta medida no los verán los trabajadores en el corto plazo.

Sin embargo, del lado de Miguel Ángel Mancera todo es miel sobre hojuelas. Ya vende este cambio constitucional como de su autoría. ¿Es bandera electoral? A lo mejor pensando que el largo plazo del que habla Encinas se remita al 2018.

Preocupa, por otro lado, que empresarios de diversas entidades cavilen en el sentido de los efectos de esta reforma y que se pregunten si afectará o no a las Pymes y la generación de empleos.

Llama la atención que legisladores de dos lejanos Estados: Baja California y Querétaro digan que el tema es federal y no estatal. ¿Desinformación o mal lácteo?

 

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

jesusmichel11@hotmail.com

Twitter: @jesusmichelna

y en Facebook: jm-narvaez

/arm