imagotipo

Daniel Ávila Ruiz

  • Daniel Ávila Ruíz

  • Organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos: actores de ejercicio inédito de Parlamento Abierto en el Congreso mexicano

El pasado 17 de marzo se presentó en el Senado de la República una iniciativa de organizaciones civiles y ciudadanos para crear la Ley General de Responsabilidades Administrativas, también conocida como Iniciativa Ciudadana de Ley 3 de 3. Este acontecimiento abrió las puertas del Senado de la República a la sociedad civil organizada para participar en una modalidad inédita de discusión de las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

Así, en un ejercicio histórico de Parlamento Abierto en el Senado de la República, las organizaciones de la sociedad civil plantearon, discutieron y analizararon públicamente con los legisladores de todos los partidos políticos las diferentes alternativas de diseño institucional que darán vida al SNA.

Las organizaciones que participaron activamente fueron: Transparencia Mexicana, Red por la Rendición de Cuentas, el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), el Centro de investigaciones y Docencia Económicas (CIDE), Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Fundar, Centro de Análisis e Investigación y México Evalúa; todas ellas colaboraron destacadamente en la elaboración de la Ley 3 de 3.

En este escenario, y sensibles al sentir de más de 634 mil 143 ciudadanos que apoyaron la iniciativa ciudadana, todos los partidos políticos se mostraron interesados en construir consensos, y de esta forma, lograr el apoyo y respaldo de las organizaciones civiles. Esto se corrobora por diversos documentos publicados por los partidos.

Por ejemplo, se publicó un documento que contenía la −así llamada− propuesta conjunta del PAN, PRD, senadores independientes y organizaciones de la sociedad civil. En el mismo se presentaron las iniciativas: la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Administrativa y la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción.

Posteriormente, en otro documento las organizaciones de la sociedad civil señalaron coincidir “con los contenidos sustantivos de los proyectos”, refiriéndose con ello a los proyectos de dictamen presentados por los senadores Pablo Escudero Morales y Raúl Cervantes Andrade, del PVEM y PRI, respectivamente; dando así su respaldo a dicha propuesta.

Aunado a lo anterior, y más allá de apoyar una u otra propuesta de los partidos, las organizaciones se pronunciaron para que se dictaminen los siete ordenamientos del SNA. Asimismo, han exhortado a los legisladores para convocar a un periodo extraordinario de sesiones, a fin de desahogar dicho proceso legislativo siguiendo los principios del parlamento abierto.

De esta manera, las organizaciones civiles, especialistas, partidos políticos y senadores de la LXIII Legislatura nos hemos constituido en actores del primer ejercicio de Parlamento Abierto en el Congreso mexicano. Las diferencias entre cada uno han sido muchas y muy diversas en un periodo de trabajo arduo y sinuoso.

Por ello, no debemos dejar de lado que el alcance y la eficacia de la legislación que seamos capaces de generar para México depende de las coincidencias y consensos que los diferentes actores políticos en el Congreso seamos capaces de alcanzar, especialmente en este tema en que la armonía entre los ordenamientos es fundamental para que el SNA opere eficazmente en el combate a la corrupción.

* Senador por Yucatán. Secretario de las comisiones de Juventud y Deporte, de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico y del Instituto Belisario Domínguez; integrante de las comisiones de Turismo, Reforma Agraria y Bicameral del Canal del Congreso.